Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Si tu edificio está en obras, pon una lona publicitaria. Saldrás –y saldremos- ganando

Miércoles, 6 de noviembre de 2013 | Belén Unzurrunzaga
Tan rotundo como cierto. La dudosa estética de los andamios exteriores, con sus redes protectoras y sus esqueletos metálicos, provocan en el paisaje urbano un efecto visual de ciudad inacabada, de talante triste. ¿Se imaginan que esas bambalinas se cubrieran con el telón multicolor y vitalista de una lona publicitaria? ¡Qué cambio! ¡Qué oportunidad! Y cuando digo oportunidad, se lo digo a los anunciantes, a las empresas constructoras, a los propietarios de pisos y a la ciudadanía en general. ¿Por qué no fomentar iniciativas en las que ganemos todos?

La situación económica actual ha motivado la reinvención del sector de la construcción que apuesta por la restauración, la rehabilitación y las reformas en aquellos edificios que más sufren el paso del tiempo y que suelen estar ubicados en zonas estratégicas del centro urbano. Siempre con la pertinente solicitud y posterior autorización administrativa -de la que hablo un poquito más adelante-, los andamios pueden servir como soportes publicitarios. Una buena manera, sin duda, de asegurar ingresos económicos que repercutan en la comunidad de propietarios del inmueble, contribuyendo a reducir de una manera considerable los costes de las obras. Primer beneficio. Por otra parte, los anunciantes consiguen emplazamientos singulares, muy transitados e interesantes para colocar su publicidad exterior, una modalidad que sigue gozando de gran efectividad en las campañas dirigidas al público local. Segundo beneficio. Además, nuestras ciudades lucirían vivas, mimadas y creativas. Tercer beneficio y el más global de todos.

Pongámonos también en la otra cara de la moneda; puede haber mucha gente que discrepe por considerar que los anuncios invaden el espacio público hasta la saturación. Y, tal vez, tengan razón. Por eso, para salvaguardar el interés general y proteger el entorno, se han aprobado normas garantistas que, aunque mejorables, pretenden regular estas prácticas. La Ordenanza municipal de Publicidad Exterior del Ayuntamiento de Murcia, por poner un ejemplo cercano, afirma que “no se autorizarán en ningún caso, actuaciones publicitarias que produzcan distorsiones perjudiciales para el paisaje urbano o natural” y “comprometan la adecuada visibilidad de los viandantes, el tráfico rodado y su señalización”. Estoy de acuerdo en que así sea. Sin embargo, debo decir que muy pocas son las iniciativas publicitarias en exterior que reciben la aprobación de los ayuntamientos. ¿Por qué poner ese freno a inversiones rentables? Una pena, porque puedo afirmar que muchas de ellas cumplen perfectamente los criterios de respeto al paisaje urbano (desde luego, la cumplen mucho más que ciertas vallas de corte erótico y vulgar que, desgraciadamente, vemos a diario en nuestras ciudades. Pero este es otro tema).

Podrán pensar que qué voy a decir yo, que me gano la vida como profesional de la planificación de medios. Pero también me licencié en Historia del Arte y algo sé sobre criterios estéticos y creatividad.  Sin suspicacias, con sinceridad, escribo estos párrafos sobre todo desde mi condición de ciudadana de Murcia que pasea cada día por sus avenidas, calles y plazas; yo agradecería que reclamara mi atención un guiño de originalidad colgado en algún edificio y no una malla desnuda, bastante menos agradable para la vista y menos rentable para todos.  

Seamos flexibles, seamos creativos, seamos viandantes en una ciudad con la capacidad de sorprendernos en cada esquina. Apostemos por cubrir nuestras “vergüenzas” mientras trabajamos para mejorar nuestras fachadas. Y apostemos por dar soluciones rentables que, además de la estética, son más que necesarias en estos momentos en los que, por desgracia, no son los andamios los únicos que parecen esqueletos.

Otros artículos de Belén Unzurrunzaga
Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress