Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Contacto con tacto

Jueves, 4 de diciembre de 2014 | Amparo Martínez Vidal

Hace cosa de un mes, comentaba lo pesado que resulta el dichoso *networking* (a colación de la palabrita, como anécdota, un amigo me contó que, en un examen de inglés, la tradujo literalmente como *trabajo limpio*, me partía de la risa).

 

Como de sabios es rectificar, me retracto, porque hasta gozo la ocasión en estos eventos, sabiendo siempre a dónde ir y con qué actitud.

 

Difícil resulta no haber oído alguna vez el ya manido anglicismo. Por si acaso, y me permito la licencia de no acudir a la Wikipedia, el *networking* es el arte de relacionarse con el prójimo en compromisos sociales, con la tarjeta de visita por bandera. El talante es pretendidamente proactivo y positivo, con aliño *comiente y bebiente*.

 

Dos artículos atrás, despotriqué sobre la filosofía de la nueva empresa con disfraz lúdico, en referencia al *running*, que ni a todo el mundo sirve ni a cualquiera favorece. Mi carácter sociable, sin embargo, me predispone al trato personal, si bien no me prodigo demasiado, porque pienso que, igual que el *runner* patoso desconcierta, la visibilidad del *networker* omnipresente, agota.

 

Para entregarse a la causa, considero imprescindible una actitud deshonrosamente *disfrutona*. Aunque el objeto final de estos encuentros sea lucrarse, resulta muy importante ni mentarlo. Me explico. El flechazo entre *networkers* ha de ser recíproco, y no surge con caracteres impostados. La química del amor puede escenificarse, pero nunca aparece por coacción.

 

Los emprendedores nos hemos cansado del *tiburón yuppie*. El arribismo, tan en boga en los noventa, tiene sus días contados entre agresivos promotores de ONG's y teleoperadores de compañías telefónicas. Porque a menos que seas El Pequeño Nicolás (en tal caso, se trata, sin duda alguna, del CNI) nadie coge un teléfono que suena *con número secreto*.

 

La actitud del *espabilao sin punch* ya no se lleva. Si por suerte o por desgracia perteneces al creciente club del *freelance*, recomiendo la ética y la sencillez como *must*.

 

Así que no asistas a un *networking* pensando que vas a hacer negocio. Si lo tuyo es el servicio profesional, relájate y disfruta. De paso, conversas, haces amigos, y en última instancia, promocionas. Que esto sólo funciona, como dirían mis amigos *weys*, si hay *buena vibra*. Así que enfunda la pistola, vaquero, y no me vendas la moto. Que antes te la vendo yo. Y te puedo asegurar que los arquitectos de hoy en día tenemos el arrojo del asesino que muere matando.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Pedro Hernandez.
Fecha: Jueves, 4 de diciembre de 2014 a las 17:10
Felicidades Amparo. Muy buen articulo. Un saludo. Pedro BNI IMPULSA.

MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress