Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Las empresas Peter Pan

Jueves, 19 de mayo de 2016 | Miguel Ángel Martín Martín

Hace unos meses un empresario me comentó que tenía que crear una empresa nueva para evitar dar más volumen de facturación y evitar problemas sindicales con los empleados. “¿Por qué va a hacer eso?” le pregunté. “Pues porque sino voy a tener que tener auditorías cada año y posiblemente problemas con los sindicatos” me contestó con mucha seguridad.

 

Con toda probabilidad a lo largo de la vida profesional y laboral de la mayoría de los trabajadores españoles se han encontrado o vivido esta situación ya sea como empleado o como profesional. Contratos de empleados que pasan de una empresa a otra, facturas a clientes con nombres distintos por iguales servicios… ¡Esto es España! Y así nos va con nuestra competitividad, nuestro posicionamiento internacional y nuestra fortaleza dentro del mercado.

 

Cuando salimos a competir en el extranjero nos encontramos, generalmente, con empresas de un tamaño superior al nuestro en: volumen de facturación, número empleados, intensidad de su red comercial, etc. Nuestra oferta, nuestra propuesta va a ser siempre considerada pequeña, de poco volumen y, por supuesto, de poca capacidad financiera. Se nos olvida incluir en nuestra prospección de mercados nuestra solvencia económica y nuestra categorización como empresa solvente en las compañías de seguros.


Toda empresa, como todo ser humano, debe crecer y madurar en el mundo, en la sociedad y en el sector que ha querido nacer. A diferencia de las personas que no elegimos el lugar ni la familia de nacimiento, las empresas sí escogen donde nacer, a qué dedicarse y donde querer establecerse. Y todas ellas deben saber que deben crecer, y seguir creciendo y seguir madurando a medida que los años van pasando.

 

Las empresas que no quieren crecer, que no quieren facturar más, que no quieren ampliar su tamaño de plantilla y no quieren que existan profesionales que sepan más que los fundadores o los accionistas; son las empresas Peter Pan. Ser una empresa Peter Pan supone una gran serie de desventajas para la supervivencia de la empresa y una muy mala imagen de desprestigio en el mercado y entre los empleados. Algunas de las consecuencias de ser una empresa Peter Pan son:

 

  • No acceder a financiación preferencial
  • Generar muy mala imagen entre los clientes que hoy son facturados por una  empresa y al poco tiempo por otra (no pueden presumir de su empresa proveedora)
  • Muy mala retención del talento que hace que los buenos profesionales estén buscando siempre la forma de irse a la competencia.
  • No poder participar en concursos y licitaciones por no tener el nivel de solvencia exigido.
  • No poder incluir nuevos socios a la sociedad que capitalizan y financien las inversiones al no tener auditorías solventes de facturación.
  • No pueden implantar planes o gestiones de calidad ni en sus procedimientos ni en sus gestiones comerciales o productivas porque no sus gerentes no quieren ser controlados en su gestión. La inseguridad de sus dirigentes les hace desprestigiar e infravalorar los sellos de calidad o de excelencia.


Según el doctor Kiley (padre del concepto Peter Pan en psicología) , las características de un "Peter-Pan" incluyen algunos rasgos de irresponsabilidad, rebeldía, cólera, narcisismo, arrogancia, dependencia, negación del envejecimiento, manipulación, y la creencia de que está más allá de las leyes de la sociedad y de las normas por ella establecidas. Son las mismas características de las empresas Peter Pan que se ven reflejadas en conceptos como:

 

  • No buscan el éxito en la facturación sino en las “trampas” que pueden hacer a la Seguridad Social o a Hacienda.
  • Los trabajadores son siempre los culpables de la situación de la empresa
  • Creen que su marca, su empresa son mucho más importante y tiene mucho más valor de lo que perciben los colaboradores, proveedores y clientes.
  • Creen que las prebendas es el único valor añadido puede ofrecer su empresa para conseguir un contrato.
  • Emprendedor, empresario, gerente, CEO… piense y trabaje para su legado profesional perdure en el tiempo. Deje su impronta de profesionalidad pensando en grande, ampliando volúmenes de facturación, ampliando plantillas motivadas y orgullosas de trabajar para su marca y, sobre todo, de saber tratar de tú a tú a las mejores empresas del mundo.

 

Si necesita consejos no deje de preguntarme en: [email protected]
o visite www.miguelangelmartinmartin.com

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress