Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
REPORTAJE

Cómo cambiar el bombín de una cerradura

Una simple operación da seguridad a una puerta tras la pérdida o el robo de llaves

Lunes, 10 de octubre de 2016 | Redacción

[Img #45496]

 

Existen muchos motivos por el que se debe cambiar la cerradura de la puerta entre las que se pueden mencionar pérdida de las llaves o el robo, que son los casos más comunes.

 

 

Es así cómo dependiendo de la cerradura que esté colocada en la puerta deberá cambiarse completa o sólo el bombín. El bombín de la cerradura es el cilindro que permite cerrar o abrir una cerradura con la llave.

 

La mayoría de los cilindros que se pueden cambiar son los llamados europerfil, conocidos popularmente por la forma de pera que los caracteriza, aunque también los hay redondos.

 

Se debe tener encuentra que el cambio del bombín, conlleva el cambio de las llaves; lo que quiere decir que la llave del bombín removido no servirá ya que cada bombín viene con su llave que es muy particular.

 

Como nos dicen en https://reparaciones-alicante.com/cerrajeros el cambio del bombín es muy simple en la mayoría de los modelos.  Sólo hay que aflojar el tornillo impar, que está localizado en el canto de la puerta alineado con el cilindro, y empujarlo.


Si la puerta es del tipo blindada, a veces hay que soltar también la manilla. En ocasiones se hace necesario meter la llave en el bombín, girarlo un cuarto de vuelta o menos y tirar de ella para sacarlo.

 

El nuevo se introduce con la llave puesta y se fija a la puerta con el tornillo impar.

 

Cuando se va a hacer la adquisición del bombín nuevo, se recomienda llevar el antiguo ya que el grosor de la puerta o la distancia existente desde el canto de la puerta el centro del cilindro, llamado punto, varía de unos modelos a otros.

 

Existen cilindros de alta seguridad que no se pueden manipular con ganzúas y tienen una protección antitaladro.  De hecho algunos se entregan con una tarjeta especial para poder sacar copia a las llaves.

 

También existen protectores de cilindro que impiden la entrada de cualquier elemento, pues el bombín se esconde dentro de un mecanismo a salvo de posibles obstrucciones.

 

De todas maneras antes de proceder a desmontar un bombín, debe recordar que aunque parece fácil no lo es, pues todos los modelos no son igual, por lo que se aconseja consultar con un experto.

 

Tipos de bombín
A la hora de escoger un bombín para la cerradura de tu casa, debes buscar uno que garantice la seguridad, por lo que se recomienda los que tengan alguna de las características que describimos a continuación:

 

  • Una entrada y botón: Este se cierra desde el exterior con la llave, mientras que desde el interior se cierra con un botón o pestillo.
  • Una sola entrada: Únicamente se cierra desde el exterior con la llave. Esta indicado para aquellas habitaciones que no requieren ser cerradas desde el interior.
  • Doble entrada: Es el que se cierra desde el interior o exterior con una llave. Es el habitual en las puertas de entrada a la casa.

 

Partes del bombín (cilindro)

  • Rotor: este es el elemento que permite la entrada de la llave y lleva el giro realizado con ella a la leva.
  • Leva: es la palanca que permite accionar la cerradura. Gracias a ella es que gira todo el mecanismo.
  • Embrague: es la pieza que controla el lado por que se puerta, ya sea por dentro o por fuera y transmite esto a la leva para su accionamiento.
  • Pitones, contrapitones y muelles: los pitones y contrapitones son los que se adaptan al perfil de la llave.

 

Mientas más pitones y líneas de pitones haya en el bombín, es más difícil el poder plagiar la combinación o de forzarlos con una ganzúa. Los muelles cargar el pito y se encarga de su recuperación.


Tipo de perfil del bombín

Hay varios tipos y los tres más comunes son:

 

  • Redondo: como lo indica su nombre es una parte cilíndrica.
  • Ovalado: son los menos comunes.
  • Europeo, estándar o de forma de pera: estos son los más corrientes. El 95% de las puertas de madera o no tienen este bombín.

 

Igualmente, los bombines se presentan en dos tipos de acabado muy comunes: níquel y latón, aunque también se pueden conseguir en cromo. El más solicitado es el de níquel pues es más resistente ante la corrosión.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress