Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
'PASAPORTE'

Las D.O. de Bullas, Jumilla y Yecla se suman al proyecto nacional de ‘huella dactilar del vino’

La consejera de Agricultura señala permitirá controlar sabotajes, fraudes y falsificaciones de los vinos de la Región

Viernes, 16 de diciembre de 2016 | Redacción

[Img #46798]

 

Las denominaciones de origen de los vinos de Bullas, Jumilla y Yecla se han unido a un proyecto nacional para obtener la ‘huella dactilar’ del vino, que permitirá contar con una potente herramienta frente a falsificaciones de nuestros caldos.

 

La consejera de Agricultura, Adela Martínez-Cachá, dijo hoy en Jumilla que pertenecer a esta red “permitirá al sector vitivinícola de la Región de Murcia poder certificar sus vinos en origen y destino, con la seguridad de que el análisis y el resultado será el mismo en ambos países”.


“Va a ser un avance importante en la trazabilidad de las transacciones comerciales de vino, pudiendo así controlar sabotajes, fraudes y falsificaciones de nuestros caldos, con la seguridad que ello comporta para el sector”, dijo Martínez-Cachá.


Este sistema se lleva a cabo utilizando técnicas de resonancia magnética nuclear de protón (RMN-H1). El Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida), a través de la Estación enológica de Jumilla, en coordinación con los consejos reguladores de las tres D.O. protegidas (Bullas, Jumilla y Yecla), son los encargados de recoger más de 100 muestras de vino de las distintas denominaciones de origen regionales, y enviarlas a la Estación enológica de Haro para que sean analizadas con técnicas de RMN.

 

 

 


La resonancia magnética nuclear de protón permite identificar, de forma simultánea, más de 50 compuestos que están presentes en el vino. En concreto, todos aquellos que poseen átomos de hidrógeno en su estructura molecular. Cada uno de estos compuestos exhibe varias señales en el espectro de RMN-H1, configurando en conjunto su ‘huella dactilar’, es decir, un perfil único y característico para cada vino.


Esta ‘huella dactilar’ se introduce en una base de datos que contiene muestras de otros vinos, estableciendo sus semejanzas y diferencias, y ubicando al vino analizado frente a las diferentes variedades, los distintos años, y las diferentes zonas de vinificación y países del resto de los presentes en el banco de vinos. Mediante esta comparación, se puede determinar con precisión el origen, la variedad y la añada de un vino.


Esta base de datos se encuentra en fase de desarrollo y en ella participan los principales países productores de vino: Francia, Italia, Alemania, EE UU, Argentina, Sudáfrica, Australia y España, aportando cada uno de ellos las muestras de sus vinos. En la actualidad se dispone de datos de 13.000 muestras de vinos de todo el mundo, de las cuales 900 son de España.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress