Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Héroes tributarios

Viernes, 10 de marzo de 2017 | Francisco Martínez Ruiz

No, no es objeto de este artículo el volver sobre la tremenda presión fiscal que soportamos; sobre para qué pagamos, si luego se ve cada caso de despilfarro y corrupción que, en fin…; ni tampoco sobre lo difícil que se ha puesto hasta heredar; que si sólo se escapan del Fisco los ricos, etc., etc.

 

Quiero aquí rendir un homenaje- eventualmente proponer que se dedique una calle en todos los pueblos y ciudades de España – a aquellos compatriotas que han logrado perforar el blindaje jurídico-tributario del Estado, y nos han hecho a todos la vida menos difícil en el plano de las obligaciones para con la Hacienda Pública.

 

Han logrado, con tenacidad digna de elogio y agradecimiento en cada ejercicio fiscal, que los demás españoles –dicho sea en términos coloquiales– no siguiéramos haciendo el canelo.


Me refiero, por ejemplo, al ciudadano que logró el 20 de Febrero de 1989, por sentencia del Tribunal Constitucional 45/89, acabar con la obligación de declarar conjuntamente la renta en la unidad familiar. ¡!!  9 años después de realizar la declaración fiscal impugnada, y 11 ¡! años después de la Ley del IRPF de 1978, y tras millones de liquidaciones realizadas por los españolitos logró, como digo, que se dijera que obligar a realizar conjuntamente la declaración era una clara discriminación fiscal, y que además, iba directamente en contra del principio de protección a la familia formulado en el texto constitucional. Algo que parecía lógico y de sentido común. Pero sólo eso, hasta ese  momento.


Y otro agradecimiento a la mercantil XXXX que logró instar de un Juzgado de Donostia, el 4 de lo Contencioso, el que sometiera al TC una cuestión de inconstitucionalidad contra una norma Foral Vasca de 1989. La sentencia del TC de 16 de 2017 sobre anulación del impuesto de plusvalías. La mercantil había vendido un activo 'preventivamente' valorado en el impuesto en una determinada cantidad, por una cantidad menor, produciéndose pérdidas. Aun así, y aunque parezca de ficción, se le siguió exigiendo el impuesto de plusvalía. El TC dice que esto es un disparate, porque –en resumen- cómo se puede gravar con un impuesto por el plus valor, cuando no hay no sólo plus valor, sino minus valor. De cajón. Pues así se ha estado haciendo en la Hacienda Foral Vasca desde 1989, e ídem en la Hacienda Estatal desde la misma fecha, la de la Ley de Bases del Régimen Local de 1989. Han transcurrido 28 años.


Sorprende que para llegar a esa conclusión haya sido preciso que unos empresarios, y un Juzgado han tenido la tenacidad necesaria plantear la cuestión de inconstitucionalidad y pasar de lo que es de cajón, al BOE.


Pero…..Con la baja de los valores inmobiliarios desde 2008, da escalofríos pensar en las ingentes cantidades de transmisiones patrimoniales en pérdida – en minus valor –a las que se les ha aplicado– con confirmación judicial – este artefacto fiscal. Pensemos en la cantidad de españoles que han pagado, por…cajón.  


Todos victimas de impuestos injustos.


Por eso, muchas gracias a nuestros héroes tributarios. Y una calle en cada pueblo.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress