Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
REPORTAJE

Empresas e Internet: ¿existe la seguridad total?

Ocho de cada diez datos que se facilitan en Internet pueden ser fácilmente hackeados

Martes, 2 de mayo de 2017 | Redacción

[Img #48933]

 

 

Cuando somos propietarios de una empresa, ya sea grande o pequeña, solemos encargarnos y preocuparnos más por unas cosas que por otras. Parece lógico pensar que uno de los factores a tener en cuenta para cualquier autónomo que quiere llevar su empresa de la mejor manera posible es el de las ventas y las contrataciones, en el caso de tener empleados. Todo ello unido al buen trato a los clientes, ya que una clientela fiel hace que la empresa tenga una estabilidad y nos garantiza una seguridad económica. Lamentablemente, son pocos los que se encargan de la seguridad de sus dispositivos electrónicos con conexión a internet. Todos sabemos que internet cuenta con una multitud de beneficios y ventajas pero también presenta peligros ocultos que pueden poner en jaque hasta a la multinacional más preparada. Uno de los problemas que pueden aparecer es la pérdida de datos, que alguien nos robe información o que suplante nuestra identidad. Para evitar estos sustos, diversas empresas nos ofrecen programas de cifrado de contraseñas así como consejos para crear claves seguras ya que el 12345 o el número de DNI son contraseñas fáciles de adivinar. Además, aquellas empresas que basan la totalidad o gran parte de su actividad comercial en internet cuentan con sistemas mucho más avanzados. Un ejemplo de ello lo encontramos en algunos juegos online que cuentan con un generador de números aleatorio para cerciorarse así de que no existe posibilidad alguna de engaño o estafa durante su desempeño, garantizando a sus usuarios un juego seguro.

 

Por otra parte, aquellas compañías que se basan en la transacción de mercancías o dinero se han visto obligadas a adoptar desde 2014 el protocolo TLS 1.2 que garantiza la privacidad y protección de datos de sus clientes. De esta forma se evita tener que tomar medidas tan drásticas como la llevada a cabo por la editorial de los libros de J.K. Rowling. Bloomsbury obligó a su editora Emma Matthewson a corregir los manuscritos de Harry Potter en un ordenador sin internet para evitar que éste fuese hackeado y cualquiera pudiese acceder a los documentos. Además de este tipo de protocolos, las medidas de seguridad básicas en este sentido pasan por que toda empresa cuente un sistema de cortafuegos que evite el acceso y el uso de los ordenadores sin una autorización previa.

 

Sin embargo, el gran problema que existe en la actualidad en cuanto a la ciberseguridad no es el hecho de que alguien pueda robar nuestra información si no que nosotros mismos se la facilitemos a terceros sin ser conscientes de ello. Cada vez que nos conectamos a la red y nos registramos en una página, nos abrimos una cuenta en una red social o instalamos una aplicación estamos cediendo información a las compañías que gestionan ese software. Datos que según un estudio de Kaspersky Lab se catalogan como sensibles en más de un 80%.

 

Además de este gran talón de Aquiles, en general el grueso de las empresas también peca de una mala organización a nivel tecnológico que provoca que su seguridad esté muy debilitada y sus datos queden a merced de los ciberataques. En esta mala organización destaca mantener toda la estructura de TI de manera interna o el no tomar precauciones cuando se trata con proveedores externos de servicios.

 

Con todo, y a pesar de todas las medidas de seguridad que se puedan tomar, la seguridad en internet no se puede garantizar al 100% pero esto no sirve como excusa para que España sea uno de los países con más ciberataques, sobre todo a instalaciones críticas. Nuestro país es el quinto del mundo en cuanto a tecnología empresarial conectada a la red de redes; sin embargo, la seguridad de estos sistemas es muy baja. En 2015 fueron detectados alrededor de 479 ciberataques a este tipo de instalaciones, un dato que supone un aumento del 357% con respecto al año anterior. Esto quiere decir que para un hacker resultaría especialmente sencillo contaminar la red de abastecimiento de agua de una ciudad o cerrar todas las puertas de seguridad de un edificio público.

 

En términos de seguridad, por tanto, lo mejor es pensar que una empresa es como un ser humano. Tomar medidas de precaución no significa que no puedas enfermar pero desde luego sí potenciará que no seas propenso a hacerlo. Operar en internet es lo mismo, no existe una seguridad total pero sí se pueden tomar ciertas medidas para proteger, dentro de lo posible, la integridad de tu empresa frente a los hackers.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress