Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
REPORTAJE

Formas de mejorar las condiciones de un préstamo

Aumentar la vinculación con el banco o probar la solvencia, ambos sistemas son válidos para obtener ventas crediticias

Martes, 16 de mayo de 2017 | Redacción

[Img #49174]Si estás planteándote solicitar financiación a tu entidad bancaria, necesitas saber que existen múltiples formas de mejorar las condiciones de un préstamo. Por supuesto, el margen de maniobra estará directamente relacionado con tu solvencia económica y la posición que ya tengas como cliente de la entidad o, en su defecto, aquello que puedas aportar al banco.

 

Por regla general, se considera que son las entidades bancarias las que tienen la sartén por el mango; sin embargo, en este artículo vamos a demostrarte que todo cliente tiene algunas bazas que jugar.

 

Consulta los préstamos ofrecidos por la competencia
Lo primero que tienes que hacer si quieres mejorar las condiciones de tu próximo préstamo es no limitarte a acudir a tu banco habitual. En su lugar, consulta con múltiples entidades. Para ello, lo mejor es comenzar con herramientas como el comparador de préstamos de Busconómico, en el que podrás consultar la información y condiciones de todos ellos.

 

Consulta las condiciones de financiación de varias entidades
Aunque la guerra del pasivo no tiene la importancia que llegó a tener en el pasado, aún hoy en día las entidades financieras siguen compitiendo por atraer clientes a los que vincular con préstamos e hipotecas. Al fin y al cabo, en eso consiste su negocio.

 

No dudes en compartir las condiciones que unos u otros bancos estén planteándote. Es posible que logres iniciar una saludable puja que termine favoreciéndote.

 

Consulta con sucursales nuevas o poco concurridas
Es más, si puedes acercarte a oficinas en zonas poco concurridas o que han abierto sus puertas hace relativamente poco, es probable que seas capaz de conseguir condiciones más ventajosas que en el resto de sucursales de la misma entidad.

 

Esto es debido al hecho de que dichas oficinas pueden tener una mayor necesidad de contratar nuevos préstamos para cumplir con los objetivos que se les haya impuesto. Esto hará que sus responsables y gestores comerciales estén dispuestos a rebajar sus condiciones respecto a oficinas que ya cuenten con una clientela establecida.

 

Por supuesto, existe la posibilidad de que el responsable de la oficina te dirija a aquella que te corresponda de acuerdo con la dirección en la que estés domiciliado. Algunas entidades tienen esa política. Sin embargo, esto no es un modus operandi permanente ni obligatorio en todos los casos.

 

Vincúlate con el banco de una forma favorable
Con frecuencia, se sugiere que para conseguir mejores condiciones de financiación, hay que vincularse todo lo posible con el banco y así convertirse en un cliente relevante.

 

Esto es una verdad a medias, la realidad es que hay determinadas vinculaciones que te favorecen y otras que no.

 

Limita tu vinculación en productos de pasivo
Todo aquello que suponga un compromiso u obligación por tu parte supone una limitación a tu capacidad de negociación. Es decir, si ya tienes una hipoteca u otro préstamo con tu banco, o bien has contratado un servicio de largo plazo –como un leasing o un renting-, eso supone que estás “atado” contractualmente. Liberarte de semejante compromiso implicaría una compleja maniobra de subrogación del préstamo que no siempre es favorable, o el pago de cuantiosas penalizaciones.

 

Lo cierto es que tu gestor bancario debería considerar esta situación en términos positivos para ti, dado que en el futuro podrías volver a estar interesado en solicitar más préstamos y contratar otros productos. Por desgracia, muchos gestores carecen de esta “amplitud de miras” y prefieren utilizar esta situación como una ventaja para aplicarte unas condiciones más severas en tu nuevo préstamo.

 

Incrementa tu vinculación en activos
Aquella situación en la que si cuentas con una ventaja evidente tiene lugar cuando los productos que tienes contratados entran de la categoría de activos o bien pueden ser cancelados con relativa facilidad.

 

Me refiero a depósitos, fondos de inversión, carteras de valores, planes de pensiones, así como seguros, el TPV comercial u otros productos del área de negocios.

 

Igualmente, el hecho de domiciliar la nómina, los recibos, el pago de impuestos o las cotizaciones a la Seguridad Social suponen una aportación positiva al banco.

 

Perder a un cliente vinculado activamente supondría un duro golpe para tu gestor comercial, y es aquí donde puedes comenzar a negociar en una posición de mayor equidad.

 

De hecho, este tipo de clientes son los primeros en recibir propuestas de préstamos preconcedidos “en condiciones preferentes”, así como otros productos. El objetivo no es otro que lograr que el cliente se comprometa con la entidad. Además, dada su solvencia acreditada, los bancos están encantados de ofrecer financiación en esas condiciones.

 

Aporta el mayor número de avales y garantías posible
El estudio de viabilidad de toda solicitud de un préstamo también tiene en cuenta las garantías que el cliente aporta. Dichas garantías suponen un extra de seguridad de que el préstamo será devuelto de una forma u otra, por lo que tu entidad bancaria debería mostrarse más flexible en sus condiciones.

 

Mejora tu perfil crediticio
Todas las entidades bancarias llevan a cabo un estudio de viabilidad de cada uno de los préstamos que se les solicitan.

 

Entre otras cosas, llevan a cabo un análisis de los movimientos y compromisos financieros que el solicitante haya realizado anteriormente, para lo cual se procede a realizar una consulta a la CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España).

 

Una vez llevado a cabo el examen, la entidad bancaria establece unos límites dentro de los cuales el préstamo se considera viable y puede ser aprobado. Si quieres que dichos límites sean más amplios, no te queda otro remedio que mejorar tu perfil crediticio.

 

Para ello, debes proceder a cancelar cuantas deudas pendientes aún conserves, sean del tipo que sean. Sobra decir que la presencia en los registros de morosidad te invalidará completamente como posible receptor de un préstamo bancario.

 

En definitiva, existen muchas formas de mejorar las condiciones de un préstamo y todas ellas están a tu alcance. En algunos casos, tendrás que vincularte más con tu banco. En otros, bastará con que pruebes que eres un cliente con solvencia incuestionable.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress