Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Presupuestos Participativos: Objetivos, fortalecimiento comunitario y bienestar

Viernes, 26 de mayo de 2017 | Miguel Ángel Rodríguez Torres

En septiembre del año 2000, 189 países y 147 jefes de estado y de gobierno en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas firmaron ocho objetivos a alcanzar para el año 2015, objetivos que se basan en las metas incluidas en la Declaración del Milenio. Estos objetivos son: 1) Erradicar la pobreza extrema y el hambre, 2) Lograr la enseñanza primaria universal, 3) Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, 4) Reducir la mortalidad infantil, 5) Mejorar la salud materna, 6) Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, 7) Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y 8) Fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Estos 8 objetivos responden a 21 metas cuantificables y se supervisan mediante 60 indicadores.


El profesor Yves Cabannes en 2004 realizó un macro-estudio que pretendía conocer el impacto de los Presupuestos Participativos en la consecución de los ODM, a través del análisis factorial cuantitativo y cualitativo de zonas geográficas de América del Sur y Central en donde se llevaban a cabo procesos de PsPs.


Por impacto se entiende los efectos o consecuencias que generan los Presupuestos Participativos en los municipios en los que han sido puestos en marcha. Siguiendo a Cabannes, los principales impactos que se desean obtener mediante los PsPs son:


1. Incrementar la transparencia en la gestión y la efectividad del gasto público.
2. Impulsar la participación ciudadana con el objetivo de que la ciudadanía asuma el control del uso de los recursos públicos.
3. Exigir responsabilidad a los trabajadores públicos y los dirigentes políticos.
4. Incrementar la confianza entre los ciudadanos y el gobierno.
5. Aumentar el fortalecimiento comunitario mediante la activación del tejido social.
6. Democratizar la democracia.
7. Modernizar la gestión pública.
8. Mejorar las condiciones de vida: justicia social.


En nuestra exposición, sobre el impacto en las 8 áreas de los PsPs, seguiremos principalmente  a la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación-2005, Ayuntamiento de Córdoba (2004), Blanco (2002), Y. Cabannes (2004b), Comune di Venezia (2004), Ganuza y Gómez (2008) Montes-Ceder (2009), Ruiz (2001), Santos (2002) y Teixeira, de Grazia, do Carmo y Puntual (2004).


Hemos hallado en dichas investigaciones ciertos factores comunes con presencia contrastada en todas: el fortalecimiento comunitario y el bienestar social como los dos elementos identificados en los municipios donde se llevan a cabo procesos de participación social mediante presupuestos participativos.  El FC es el proceso mediante el cual los miembros de una comunidad desarrollan conjuntamente capacidades y recursos para controlar su situación de vida, actuando de manera comprometida, consciente y crítica, para lograr la transformación de su entorno según sus necesidades y aspiraciones, transformándose al mismo tiempo a sí mismos. Dado que la potenciación del elemento transformador son los Presupuestos Participativos que derivan de la institución municipal (Ayuntamiento) o Regional (Condado, Región, Comunidad Autónoma), podemos hablar de procesos de potenciación formal (Rodríguez Torres 2017).


En este contexto de potenciación formal se han de planificar las actividades de tal forma que los ciudadanos identifiquen sus necesidades así como los recursos propios para satisfacerlas. Igualmente deben jerarquizar las necesidades de acuerdo con la viabilidad inmediata de las mismas ya que es fundamental garantizar la ejecución a corto plazo para mantener, reforzar y garantizar la motivación de la ciudadanía. Los logros a largo plazo deben ser ejecutados como la suma de pequeños logros a corto plazo.


El segundo elemento identificado es el bienestar social ó calidad de vida. Este concepto, en un primer momento se identificó con el de nivel de vida, con lo que se hacía referencia a las características ambientales y socioeconómicas del entorno. Posteriormente, el concepto se superpuso al de bienestar social y con a aspectos subjetivos de la vida. Uno de los modelos que se ha desarrollo para estimar el bienestar que finalmente podría conducir a la calidad de vida de la persona es el Modelo Multidimensional de Bienestar Psicológico de Ryff (1989a, 1989b). Este modelo pertenece a la tradición eudaimónica que entiende el bienestar psicológico como consecuencia del potencial humano.


Por lo tanto, de acuerdo con esta concepción, el desarrollo de ciertas capacidades y el crecimiento personal son los principales indicadores de bienestar. Ryff propone las siguientes dimensiones como componentes del bienestar:


• Autoaceptación. Se trata de tener actitudes positivas hacia uno mismo siendo conscientes de las propias limitaciones.
• Relaciones positivas con otras personas. La capacidad de amar es un componente fundamental del bienestar.
• Autonomía. Permite que cada persona se posicione y actúe conforme a sus ideas y convicciones.
• Dominio del entorno. Capacidad de elegir o crear entornos favorables a las propias necesidades.
• Propósito en la vida. Supone la definición de objetivos que dotan a la vida de sentido.
• Crecimiento personal. A través de esta dimensión cada persona puede desarrollar sus potencialidades para seguir creciendo.


De estas dimensiones dos se relacionan claramente con el concepto de fortalecimiento (autonomía y dominio), por ello son estas dos las elegidas para establecer el incremento del FC y el bienestar gracias al impacto de los PsPs.


De acuerdo con el marco teórico expuesto los PsPs son la potenciación formal que abre la puerta al FC y por ende al bienestar de los ciudadanos. Pero ese impacto no debería notarse únicamente en las personas que asisten a las asambleas, sino que los PsPs supondrían el motor para modificar el sentido de control en todos los ciudadanos del municipio transcendiendo así a la sala de reuniones de PsPs.


En conclusión y siguiendo la línea expuesta por Yves Cabannes, en su amplio estudio, validado recientemente con investigaciones en países europeos y Asia, así como por el Observatorio Internacional de la Democracia Participativa en diversos países africanos, podemos afirmar que las propuestas de la ciudadanía van encaminadas a mejorar sus condiciones de vida manteniendo los principios de solidaridad y redistribución de los recursos. Además, los mecanismos de cogestión que activan los PsPs garantizan la transparencia en la gestión de los recursos lo que incrementan las financiaciones externas y el protagonismo de los actores locales.


Sin duda la participación ciudadana como elemento central de los PsPs es la mayor contribución posible al concepto de “Democratizar la democracia”, tan aludido en entornos de crisis política e institucional como remedio a los males del desapego social, la desconfianza política, la corrupción y la falta de transparencia.

 

@mangelrtorres

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress