Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LIDER.ES | LIDERAZGO RESPONSABLE

Tomás Zamora: “La RSC es devolver a la sociedad, por justicia y solidaridad, los beneficios que da a las empresas”

Presidente del Patronato Fundación Solidaridad y Reinserción (Proyecto Hombre Murcia) - LídeR.ES es una iniciativa de MurciaEconomía.com y de la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM

Lunes, 29 de mayo de 2017 | Marta Isabel García Rivas

[Img #49369]

 

 

“Tomás, ¿qué hacéis con el personal, que todos nuestros trabajadores dicen la Compañía, y los tuyos dicen mi Empresa?”, le preguntó un gerente de una multinacional competencia de la empresa Pecrés a Tomás Zamora.

 

La respuesta es, sencilla y llanamente, la implementación de la Responsabilidad Social Corporativa en el seno de la organización empresarial. Y eso que en los años en que se funda la empresa Pecrés S.L., la década de los 60, apenas se conocía el término RSC. Tomás recuerda esos años de turbulencia social en lo político y en lo laboral, por lo que a las pequeñas y medianas empresas lo único que les preocupaba era mantener una relación de entendimiento con los trabajadores que apenas transcendiera cualquier otra actuación relacional fuera de los clientes: “Yo creo que mis primeros pasos fueron una relación de continuidad sobre mi educación y sentido del compañerismo en el colegio. Y luego la muy positiva experiencia de haber trabajado desde los once hasta los quince años y convivir en las clases nocturnas con otros compañeros trabajadores. En la empresa traté de aplicar, como primer paso de Responsabilidad Social Corporativa, dar a los trabajadores el mismo trato que yo deseé para mí”.


Y así lo hizo, junto con sus socios, entendiendo que la empresa es un proyecto en común, en la que no hay dos frentes: “Y eso hay que demostrarlo aprovechando las muchas cualidades de los trabajadores para hacerles partícipes de la dirección. Así, creamos el Consejo de Dirección, con la participación de los mandos intermedios; más tarde el Consejo Asesor de Dirección, que integraban directivos y mandos sindicales. Otro hito importante fue la incorporación de los trabajadores como socios de la empresa cuando llevaban diez años trabajando. Eso generó una Junta General de Socios que conocía todos los objetivos, resultados y balances con total y absoluta transparencia”.

 

Su compromiso con su personal hizo que desde el principio comprendieran que su formación era vital para la consecución de los objetivos, por lo que no dudaron en destinar todos los recursos necesarios a la mejora del conocimiento por parte de sus trabajadores y trabajadoras, y además fomentaron la promoción de los trabajadores para ocupar puestos directivos, -y lo que es más importante para Tomás- compartiendo el liderazgo con Directivos y Jefes de Proceso.

 

A eso se unión la adopción de los principios de modelos de gestión -primero de aseguramiento de la calidad y, más tarde, el Modelo Europeo de Calidad Total-, la gestión por objetivos que más tarde se perfeccionó con la elaboración de los plantes de gestión, pasando de la gestión departamental a la gestión por procesos, y el reto más importante: la gestión por competencias, que suponía planes, no sólo de mejoras económicas, sino también competencias para el personal.

 

Compromiso con los clientes

Ese compromiso con su personal se extendía también a los clientes: “Desde el principio asumimos que sin clientes no hay empresa y que el mejor modelo para ganar y fidelizar clientes es tratarlos con total honradez. Esta creencia nos llevó a hacer los mayores sacrificios para conseguir su satisfacción y, en consecuencia, a aceptar retos técnicos muy importantes. Teniendo en cuenta, además, que debíamos aceptar y solucionar nuestros errores, sin tratar de eludir responsabilidades”, afirma Tomás, que recuerda el mismo comportamiento de respecto y colaboración con sus proveedores.

 

Ser parte del problema implica ser parte de la solución, por eso Tomás Zamora no dudó nunca de participar en todos los órganos del movimiento empresarial: “Creo que el movimiento empresarial y sindical tuvo una gran responsabilidad en los momentos en que se empezaba a construir la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia”.

 

Esa responsabilidad de la que habla Tomás ha generado que, actualmente, y cada vez más, el tejido organizacional de la Región de Murcia esté desarrollando Responsabilidad Social Corporativa: “Y en esto hay que reconocer la extraordinaria labor que realizan las Cátedras de RSC de la UCAM y de la UMU, así como la de Ética de la UPCT”. Sin embargo, Tomás Zamora considera necesario que las empresas y entidades asuman la RSC, no como algo interesante, sino como algo importante dentro de sus fines: “Es importante que se entienda que la RSC no es una acción con fines propagandísticos, sino que se trata de retornar a la sociedad, por un concepto de justicia y solidaridad, los muchos beneficios que ésta nos da a las empresas”.

 

En este punto, cobra especial protagonismo el Tercer Sector como destinatario de las acciones sociales que pueden –y deben– desarrollar las organizaciones empresariales. Así, por ejemplo, en Proyecto Hombre Murcia –cuyo Patronato preside Tomás Zamora en la actualidad-, de los fondos que reciben el 30% procede de fondos públicos, mientras que el 70% restante procede de fondos privados, con una alta incidencia de empresas y entidades.

 

Mucho por hacer

Sin embargo, Tomás considera que aún queda mucho por hacer, y es ahí la administración pública juega un papel muy importante: “Favorecer la reducción de impuestos a los recursos que se destinan a Responsabilidad Social Corporativa impulsaría el Tercer Sector. Es más, creo que la Administración haría un buen negocio favoreciendo más esta vía, porque lo que hace el Tercer Sector es imposible que lo puedan hacer las Administraciones: gestionamos mejor los escasos recursos y contamos con un voluntariado que, como en Proyecto Hombre Murcia con 120 voluntarios, no cobran un céntimo y hacen su trabajo con una profesionalidad, vocación y amor extraordinarios”.

 

La Responsabilidad Social Corporativa se contagia, pero Tomás Zamora advierte: “Los contagios no tienen la solidez de los que actúan por convicciones y sentido de la responsabilidad”.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress