Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LÍDER.ES. LIDERAZGO RESPONSABLES

Paloma Reverte: “Los medios de comunicación son el vehículo eficaz para transmitir los valores de la RSC”

Periodista - LídeR.ES es una iniciativa de MurciaEconomía.com y de la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM

Lunes, 12 de junio de 2017 | Marta Isabel García Rivas

[Img #49568]

 

La primera vez que Paloma conoció la Responsabilidad Social Corporativa fue como elemento protagonista de las noticias que publicaba el medio de comunicación que dirigía. Más tarde, se convertiría en compromiso, en un intento de dar a conocer un conjunto de prácticas que revierten positivamente en la sociedad y en tratar de aplicarlas.

 

Paloma Reverte de Luis, periodista y directiva del diario La Opinión de Murcia durante 28 años, considera que “a pesar del desconocimiento que sigue habiendo, incluso por la extensión cada vez mayor del término, que cuenta con fronteras ampliables y no cerradas, la RSC son tres iniciales capaces de captar la atención de cualquiera. Aún hoy sirven de reclamo, pero cada vez más se irán integrando en el ADN de la sociedad, poniéndola en práctica unos y exigiéndola otros”.

 

De la RSC, a Paloma le enganchó su condición de plus, de añadido positivo: “Es cierto que cada vez está más integrada en la trayectoria de cualquier sociedad o institución que quiera mostrar sus valores, pero creo que inicialmente puede funcionar como generador de una fuerza de atracción o como elemento que va a inclinar la balanza  y hacer que el consumidor o cliente, en definitiva, el destinatario de los servicios que se ofrecen, se decante por una opción sobre otras. Vale tanto para captar como fidelizar”.

 

De su condición de periodista, se desprende la idea de que los medios de comunicación cumplen un cometido fundamental en la difusión de los valores de la Responsabilidad Social Corporativa, ya que no se puede olvidar que son transmisores de modelos. Pero, en opinión de Paloma, todavía existe mucha falta de conocimiento, tanto del significado como de la repercusión que puede tener desarrollar en toda su extensión la Responsabilidad Social Corporativa, ya sea en una empresa, en una organización o una institución. Y advierte de un riesgo en el que no deben caer los medios de comunicación, porque de lo contrario, no podrán desarrollar su papel divulgativo: “Que se cree un argot en el lenguaje que se maneja en el entorno de la RSC que lo acabe haciendo indescifrable para el público en general, como ya ocurre en otros ámbitos. Si queremos que se extienda, hagámoslo comprensible, y que no parezca una moda”.

 

En este sentido, y como responsable del diario La Opinión, Paloma asumió su compromiso con la Responsabilidad Social Corporativa y trató de potenciar una de las muchas vertientes de la Responsabilidad Social Corporativa: la de rendir cuentas, dando a conocer las buenas prácticas de las empresas para que sirvieran de ejemplo para otras y, sobre todo, que se supiera quiénes y de qué manera eran los destinatarios finales de esas acciones. Así, crearon – en unos momentos difíciles por la complicada situación de crisis económica que vivía la sociedad - un cuadernillo especial llamado Solidarios: “Desde el periódico detectamos la necesidad cada vez mayor de las organizaciones no gubernamentales (ONG), las asociaciones sin ánimo de lucro o las benéficas de contar con un espacio propio donde poder dar a conocer los campos de trabajo en los que se mueven. Ese relato público conllevaba un doble beneficio para ellas, dado que, por un lado, se llevaba a cabo un proceso de sensibilización en la sociedad ante sus causas; y por otro, derivado del anterior, propiciaba que pudieran conseguir mayores aportaciones al conocer los ciudadanos el destino de sus ayudas y al dar la oportunidad a las empresas de que la sociedad conociera todo lo que hacían por ella”.

 

Decía Gabriel García Márquez que “Lo que no se comunica, no existe”. Si aplicamos esta idea a la RSC, dice Paloma que es lógico pensar que si no se dan a conocer la gestión socialmente responsable, las acciones en pro de la sostenibilidad social y medioambiental y los beneficios que tanto para la sociedad como para las propias organizaciones tiene la implementación y el desarrollo de la Responsabilidad Social Corporativa, tampoco aquéllos que ejerzan de manera comprometida la RSC encontrarán reconocimiento alguno: “Es necesario llevar a cabo el principio de la rendición de cuentas: primero, para que la sociedad sepa exactamente lo que desarrolla una organización en beneficio de la ciudadanía; y segundo, porque si una organización lo está haciendo bien, debe hacerlo saber y servir de ejemplo para otras organizaciones. Es cierto que a veces da miedo ponerse en el foco, por temor a que parezca un acto de vanidad o para no ser objeto de críticas, pero es bueno dar a conocer el compromiso y hacer ver que se cumple. Y la comunicación pone en manos de cualquier organización un vehículo para cumplir con ese mandato”, afirma.

 

En este sentido, el papel de los medios de comunicación respecto a la RSC tiene una doble vertiente: de cara al exterior, como transmisor de esas buenas prácticas; y una segunda, no menos importante e intrínseca, como la ha de tener cualquier otra empresa. En la creencia de que se ha avanzado más en el primer aspecto, en convertirse en escaparate de las bondades de otros, Paloma Reverte de Luis rompe una lanza a favor de los mass media poniendo de manifiesto la rapidez y la inmediatez del día a día de los medios de comunicación, que muchas veces les impide una pausa para la reflexión y para diseñar su futuro como organizaciones.

 

Paloma defiende la RSC como el camino a seguir: “Cuanta más conciencia haya, más se extenderá como modo de trabajar, modo de vivir, modo de ser. De hecho, tal y como leía estaba semana en la web de Branzai y respecto a las nuevas tendencias del Branding para 2017, la RSC ha dejado de tener un papel redentor por algo que hago mal en mi actividad, para ser el motor de la actividad en sí. El artículo cuenta que para los Millenials (o generación Y: los nacidos aproximadamente en la década de los 80 hasta 1995,) es un estilo de vida; pero la Generación Z “lo trae tatuado en el corazón, no permite actividades irresponsables, y esto representa un cambio de paradigma en las compañías. Empresas que han de cambiar de la Responsabilidad Social Corporativa a los Negocios Socialmente Responsables”.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress