Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Nuestra pequeña charca de ranas

Miércoles, 28 de junio de 2017 | Ismael Novo

 

 

Parece que por fin se ha calmado la cosa con el denominado por algunos medios de comunicación “estanque de Aguirre” y es que ya son muchas las ranas que le han salido. En los muchos años que alguien se dedica a trabajar con gente, puedes hacer tu trabajo excelentemente treinta años y cargarte tu obra en tres minutos. Muchos siguen sin saber verdaderamente porque aparenta que se permiten ejércitos anfibios no sólo en la política sino incluso en la empresa privada o la universidad. Y es que las ranas tienen una utilidad que una vez más cuesta encontrar material escrito y aquí vamos a relatar.


Una rana por definición es tóxica, muy tóxica, ya bien sea por acción o por omisión de la misma. Las ranas generan crisis y de esas crisis surgen héroes, no tiene más. Es extremadamente difícil encontrar o preparar héroes, si bien hay academias de liderazgo, es difícil encontrar alguna donde el precio no sea desorbitado o la formación sea dada por un gurupollas buscando autoemplearse.

 

Así que la única fórmula que tenemos para detectar o formar un grupo héroes es soltar un dragón, repartir un palillo a cada chico y esperar a ver que pasa. Es la también conocida como técnica de Rambo, tira veinte enclenques en medio de una guerra y el que vuelva será un dios.

 

Las ranas se hacen muy famosas, incluso luego pueden vivir de ello o son reclutadas para generar esos problemas en otros entornos. Pero los héroes en la mayoría de las veces son anónimos.

 

El ya conocido murciano Junior Empresario del año Samuel Baños lo es entre mil motivos no solo por relanzar la histórica Junior Empresa Asemun, sino porque mientras hay gente que entra a una sociedad con buena herencia este lo hizo estructurando dos mil euros de deuda. La cantidad es ridícula pero recordemos que hablamos de gente de veinte años que compaginan su trabajo con esto. No es el único héroe, actualmente están surgiendo muchos más y son fáciles de encontrar.

 

¿Y con toda esta información que es lo correcto? Difícil cuestión, las Junior Empresas UM más tuteladas desde sus facultades no han tenido problemas con la reciente inspección de trabajo ya que cuando aparece un genio contable dura bien poco. Por contrapartida no tienen buenos líderes que sepan manejar crisis y nuevos retos (tras cada rana acaba llegando un Rambo con el tiempo). Al otro lado tenemos entidades que van a la deriva esperando entre otras cosas que se aplique en condiciones el reglamento de asociaciones y como estas cosas son lentas están dando ya problemas considerables a nuestra querida universidad y los que le quedan. La no actuación contra esta gente por parte de sus facultades o equipo rectoral y en definitiva la universidad… ¿Nos dará incluso más grandes Samueles? ¿Tensará la cuerda demasiado?¿O es que también tenemos ranas a más altas instancias? Solo el tiempo lo dirá.

 

@ismael_novo

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress