Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
REPORTAJE

El descubierto bancario es más costoso que un minicrédito

Deudas o descubiertos más insignificantes pueden terminar saliendo increíblemente caros

Jueves, 13 de julio de 2017 | Redacción

[Img #50063]

 

 

A menudo se critica a los minicréditos debido a que el tipo de interés que aplican sobre los préstamos concedidos son extremadamente elevados, en comparación con los préstamos personales de los bancos.

 

Como no podía ser de otra manera, las entidades que comercializan este tipo de producto financiero se defienden argumentando que su perfil de cliente cuenta con un nivel de solvencia inferior a la media, por lo que necesitan protegerse. Así mismo, también sugieren que los plazos de tramitación y aprobación son mucho más rápidos que en el sector tradicional, lo que puede suponer la diferencia entre resolver una emergencia financiera para sus clientes o no hacerlo.

 

A partir de ahora, quizá se pueda añadir un nuevo argumento a la lista de razones por las que optar por un minicrédito online. Hablamos del coste que puede suponer las comisiones y penalizaciones generadas por el descubierto en una cuenta corriente, las cuales pueden superar al coste habitual de un mini préstamo.

 

El descubierto bancario es conocido coloquialmente como “quedarse en números rojos” y tiene lugar cuando se cargan en la cuenta corriente más cargos que el saldo disponible en ella. Dichos cargos pueden provenir de muchas fuentes: recibos domiciliados en la cuenta, la liquidación del crédito de la tarjeta, la cuota mensual de un préstamo o el cobro de alguna comisión. El banco permite que dichos cargos se apliquen en la cuenta pese a la falta de fondos; sin embargo, aplica una serie de comisiones que no hacen sino agravar la situación aún más.

 

Lo más doloroso de la situación es que algunas de estas comisiones no constituyen un porcentaje sobre el importe del descubierto, sino que se aplican como una cantidad fija. Eso hace que las deudas o descubiertos más insignificantes terminen saliendo increíblemente caros.

 

Cuáles son las comisiones y penalizaciones aplicadas por el descubierto bancario
Siguiendo el discurso de la introducción, vamos a proceder a analizar las diversas comisiones que se activan en el momento en que tiene lugar un descubierto bancario.


Comisión por reclamación de posición deudora
Ésta es, con mucha diferencia, la comisión más dolorosa que puede sufrir el titular de una cuenta bancaria. En el momento en que se genera el descubierto, el banco emite un aviso o notificación al titular, para informarle de que su cuenta se ha quedado con un saldo negativo y que debe proceder a aportar fondos lo antes posible. Se le indica, además, que cuanto más tiempo transcurra en descubierto, más intereses habrá de pagar por la deuda contraída.


Esta comisión puede llegar a alcanzar los 45 euros, dependiendo del banco que analicemos. Por regla general, muchas entidades aplican importes superiores a 25 ó 30 euros. Se trata de un importe fijo; es decir, no resulta proporcional a saldo negativo.


Uno podría cuestionarse si un servicio tan sencillo como una notificación justifica una comisión de hasta 45 euros. No obstante, para bien o para mal, los bancos –en su calidad de entidad privada- tienen derecho a establecer el importe que quieran para sus comisiones. Eso es algo que aceptamos en la firma del contrato, así no hay manera de combatirlo.


De hecho, este tipo de comisión suele ser tan elevada con el propósito de funcionar como mecanismo coercitivo, y evitar así que los clientes se acostumbren a dejar su cuenta en descubierto de forma habitual.


En el caso de que sufras la imposición de esta comisión, te recomendamos que intentes negociar con tu gestor bancario personal la condonación de la misma. A menudo, esto no será posible. Sin embargo, en ocasiones y siempre y cuando no se trate de un problema recurrente, el gestor puede lograr que se te anule dicha comisión, como un gesto de cortesía por parte del banco.


Comisión por descubierto
La comisión por descubierto se aplica en forma de porcentaje sobre el importe de saldo negativo en que hayamos incurrido. Habitualmente, suele rondar el 4% ó el 5%, si bien muchas entidades también establecen un importe mínimo, el cual ha llegado a rondar los 20 euros según qué entidad consultemos.


De nuevo, comprobamos como los importes fijos pueden llegar a representar una cantidad relativamente importante, con independencia de que la deuda sea baja o no.


Interés de demora
Una vez ya se han aplicado las otras dos comisiones, el banco comienza a generar intereses por cada día que transcurra sin que el descubierto haya sido eliminado mediante el ingreso de dinero en la cuenta.
En este caso, no suele establecerse un importe mínimo. Sin embargo, el tipo aplicado puede estar cercano al 30%, lo cual resulta notablemente elevado se mire por donde se mire.


El descubierto con deudas pequeñas resulta exageradamente caro
Una sencilla suma de la comisión por reclamación de posición deudora y la comisión por descubierto nos permite comprobar que incluso un descubierto de unos pocos céntimos puede generar una comisión a pagar superior a los 60 euros.


Esto es, sencillamente, prohibitivo y podría ser fácilmente evitado mediante la contratación de un minicrédito.


Evita los descubiertos bancarios contratando un minicrédito
Si estimas que no vas a ser capaz de cumplir con las domiciliaciones bancarias y demás gastos que se te vayan a pasar por la cuenta a fin de mes, debes evitar el descubierto bancario a toda costa.


Al fin y al cabo, ya has podido comprobar cómo las comisiones que tendrás que pagar son salvajemente elevadas.


Si no dispones de ninguna otra alternativa, te recomendamos que optes por solicitar un minicrédito. Aunque su coste sea elevado, no se puede comparar con el de las comisiones que te aplicará tu banco.


Por poner un ejemplo, un minicrédito online de 300 euros a devolver en 7 días suele tener un coste de unos 20 euros. Si solicitamos un plazo mayor –hasta 30 días- dicho coste puede ascender a los 80 euros. En este caso, estamos suponiendo que el descubierto bancario ha sido relativamente abultado. Para importes menores, los honorarios de las entidades de minicréditos también son más reducidos, por lo que casi siempre pagarás menos que si dejas que el descubierto se lleve a efecto.


Además, hay algunas entidades de minicréditos rápidos que ofrecen un primer préstamo gratuito a los nuevos clientes, a modo de incentivo para probar el servicio. De esa manera, no estarás asumiendo ningún coste. Tan sólo tendrás que asegurarte de devolver el dinero en el plazo acordado, el cual, como ya hemos señalado, suele situarse entre 7 días como mínimo y 30 días como máximo.


En conclusión, jamás dejes tu cuenta en números rojos. Si prevés esta situación, puedes evitarla solicitando un minicrédito y pagando un coste muy inferior al de las comisiones por descubierto.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress