Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El empuje empresarial impulsa el crecimiento de la Región

Lunes, 17 de julio de 2017 | Juan Toledo

[Img #50097]

 

La Región de Murcia ha iniciado en los últimos cinco años un camino de crecimiento y consolidación para situarse entre los territorios más avanzados de España, con paso firme, aunque la recesión que hemos vivido desde 2007 ha dejado diferencias sociales que todavía no se han resuelto.


Algunos datos especialmente significativos nos dan las pistas precisas sobre los pilares que están sustentando el avance de la economía y de la sociedad de Murcia.


El más relevante es que la Región de Murcia cerró el año 2016 liderando el crecimiento económico en España, junto a Baleares, Cataluña y Madrid, y seguirá creciendo a buen ritmo, durante el presente ejercicio, según el informe de CROEM en el primer trimestre el dato del PIB ha alcanzado el 1%, por encima de la media nacional.


[Img #50098]Mientras la inversión en I+D se ha reducido en España un 9% de media en los últimos años, con un descenso generalizado en todas las autonomías, Murcia ha sido el único territorio en el que ha crecido la ratio I+D/PIB, lo que le ha permitido reducir la brecha de innovación con las autonomías líderes nacionales según un informe realizado de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).


En este sentido, es notable el esfuerzo que están realizando las instituciones, los institutos tecnológicos, pero muy especialmente las empresas por liderar la mejora continua de sus procesos. Ahora bien, me gustaría destacar la labor de las compañías logísticas por buscar soluciones que mejoren su servicio, sobre todo en la “última milla”, el tramo más complejo de la entrega de la mercancía, en la que se está aportando cuantiosa innovación para optimizar las rutas de reparto, adaptar los vehículos a las tramas urbanas y desarrollar sistemas de entrega alternativos, que apuestan por la sostenibilidad y el ahorro de costes al mismo tiempo.


Las exportaciones de la Región de Murcia aumentaron un 25,8% en los cuatro primeros meses del año con respecto al mismo periodo de 2016, incremento sólo superado por Baleares y Canarias. Los productos hortofrutícolas y los energéticos siguen siendo la punta de lanza de las ventas al exterior.


El turismo sigue creciendo gracias a la llegada de visitantes internacionales. Un informe de Randstad prevé que la campaña turística de verano genere en la Región de Murcia 18.635 contratos, la mejor cifra de la historia; además, aumenta el nivel de internacionalización, con un crecimiento del turismo extranjero del 15%, lo que hace posible alcanzar el objetivo de 1.135.500 turistas internacionales a finales de 2017.

 

Aunque el número de empresas todavía no ha recuperado las cifras de 2006, se están produciendo avances en otras áreas como la productividad, que en el primer trimestre del año creció más del 10% interanual, y que seguramente avanzaría con más rapidez si se vinculase a ella el crecimiento de los salarios, manteniendo altas cotas de clima laboral para retener el talento; mejora la inversión industrial; el número de inscritos en la Seguridad Social ha aumentado en casi 14.000 personas en ese mismo periodo; y se ha producido un significativo avance en la confianza empresarial.


Los datos del Barómetro de la Empresa Familiar de Murcia 'Ser Empresa Familia', elaborado por la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum y la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur), confirma este escenario ya que el principal dato que ofrece es que las empresas familiares han recuperado el optimismo sobre la situación económica, gracias al crecimiento de las ventas y del empleo.


Este es un escenario indudablemente positivo para el territorio, aunque en un entorno de competencia global tan intensa entre los territorios, es preciso avanzar en materias que consolidan el crecimiento, como las infraestructuras productivas y en la adaptación a las nuevas exigencias tecnológicas de los mercados.


Algunas cuestiones pendientes que tienen una trascendencia enorme para el futuro tienen que ver con la falta de inversión del Estado, según la CROEM la Región de Murcia ha perdido en diez años casi 2.000 millones en inversiones incumplidas. Las consecuencias son obvias: la ralentización tanto del Corredor Mediterráneo (tanto de mercancías, el más urgente, como el de pasajeros), como de la línea AVE con Madrid y el olvido de las líneas de cercanías (Murcia-Alicante) y de la variante de Camarillas; la escasez de agua de calidad, en cantidad suficiente y a un precio razonable (la sequía actual puede acarrear en la cuenca del Segura unas pérdidas de entre 100 y 120 millones de euros en la producción final agraria, según Jorge Olcina Cantos, catedrático de Geografía de la Universidad de Alicante).


A esto se suman otros factores menos positivos, como el excesivo déficit público, la precariedad laboral, y el incremento del coste de la vida, que ha acumulado una subida del 23,8% entre 2007 y 2017, que se ha traducido en una pérdida de poder adquisitivo de los murcianos, dado que la renta no ha aumentado en la Región se encuentra en niveles muy bajos, lo que condiciona su capacidad de influencia en todos los foros.


Más implicación de las empresas

Para mejorar la competitividad de los territorios también es importante la implicación de las empresas, con su mejora en la capacidad de competir. Aportaremos algunas ideas que pueden ser sencillas de aplicar: es preciso hacer un esfuerzo por incrementar el tamaño de las empresas, lo que aumentará su capacidad de innovar e incorporar nuevas tecnologías; es urgente incrementar la participación del sector privado en el diseño y ejecución de las actividades de I+D+i; es fundamental mejorar los  resultados del sistema educativo, con un ajuste de la oferta formativa a la demanda del sistema productivo; hay que dar prioridad a la formación continua para  mejorar la cualificación competencial de la población adulta para que pueda incorporar innovaciones al sistema productivo;  es preciso potenciar un uso transversal y creciente de las TIC y los procesos de innovación en todas las actividades económicas; Los sectores industriales deben avanzar hacia la industria 4.0 con procesos de digitalización con una rápida adaptación a cuestiones como big data, el Internet de las cosas, la robótica, la impresión 3D,  la inteligencia artificial, los drones o la realidad aumentada; entre otros elementos.


Creo que sin inversión no hay retorno. Las regiones que más apuestan por el conocimiento son las que más crecen. La economía del conocimiento ha permitido a las comunidades autónomas que la han desarrollado con mayor intensidad resistir mejor la crisis en términos de renta, productividad y empleo. Este es nuestro reto como sociedad.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress