Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
REPORTAJE

¿Por qué los hombres se obsesionan con el tamaño?

Lunes, 7 de agosto de 2017 | Redacción

[Img #50353]

 

 

“¿Ha oído hablar del doctor Freud, señor Ismay? Sus ideas sobre la preocupación masculina por el tamaño podrían resultarle muy interesantes”. Tal respuesta le espetaba una sublime Rose DeWitt Buckater (Kate Winslet) al empresario británico y director de la línea White Star, J. Bruce Ismay (Jonathan Hyde), que no paraba de alardear sobre el tamaño del Titanic, barco en el que viajaban.

 

Esa preocupación masculina por el tamaño, efectivamente, existe desde hace mucho. Siempre se ha sostenido que, a la hora de proporcionar placer sexual a la pareja, hay muchas otras técnicas y miembros que emplear, pero a finales del año pasado aquellos más “preocupados” sufrían un nuevo revés: un estudio mostraba que el tamaño sí importa.

 

Fue realizado por investigadores de las universidades de Nuevo México y California, entre mujeres sexualmente activas de entre 18 y 65 años. E indicó que, más aún si se trata de encuentros ocasionales, prefieren un tamaño superior al promedio.

 

Está claro que la percepción es algo subjetivo, que habría que adentrarse en el contexto de la relación sexual. Pero el investigador Stuart Brody, psicólogo de la Universidad del Oeste de Escocia, explicó a Journal of Sexual Medicine que un tamaño grande del pene aumenta la posibilidad de alcanzar el orgasmo vaginal a mujeres que lo experimentan (que no son todas), porque estimulan todo el largo de la vagina.

 

De todas formas, sería ingenuo pensar que la obsesión por el tamaño tiene que ver con el deseo de satisfacer a sus posiblemente exigentes parejas sexuales. La cuestión de lo grande o lo pequeño que se vea algo es una percepción personal que también afecta al género femenino. También a ellas les preocupan sus medidas, como la de los senos.

 

Técnicas de agrandamiento del pene

 

Esta web que enseña como agrandar el pene, y que aglutina ejercicios jelquing para alargar el pene y otros métodos para hacer crecer el miembro viril, es una muestra de los hombres se preocupan por el tamaño. Y, por ello, se han desarrollado diferentes técnicas, que quien las use dirá si son más o menos efectivas.

 

La cirugía

 

Hay diferentes posibilidades, pero todas conllevan un riesgo, ya se trata de alargamiento de aumento del grosor. En todo caso, la seguridad del paciente y la calidad en los resultados ha experimentado una sustancial mejoría en los últimos años.

 

Entre ellas destaca la inyección de biomateriales, es decir, de PMMA, silicona y otros compuestos que aumentan su diámetro, y que requieren circuncisión. La cirugía del ligamento suspensorio, por su parte, contempla la sección del ligamento suspensorio y su fijación a la parte anterior a la sínfisis. De unos 2 a 4 centímetros de longitud extra en reposo es lo que se consigue.

 

Los suplementos

 

Navegando por la red cualquier usuario puede encontrarse toda una selección de cremas, pastillas o parches que, según las tiendas online en las que se venden, son muy efectivas para el alargamiento de pene.

 

No hay evidencia científica que demuestre su efectividad, por lo que cada cual asume en qué gasta el dinero. Es más, hablamos de un órgano de naturaleza compleja que consta de diferentes tipos de tejidos, y que hasta que finaliza la pubertad no termina de desarrollarse.

 

Los ejercicios físicos

 

También se han empleado técnicas físicas que tratan de alargar el pene mediante el estiramiento, alargamiento y estimulación de la circulación de la sangre o de la presión arterial.

 

Una de las más conocidas son las bombas de vacío para el pene. El usuario introduce el miembro en una pieza de forma cilíndrica y, de forma manual o eléctrica, crea vacío alrededor.

 

Lo que se pretende es que la presión haga que las partes cavernosas del pene se estiren, entre más sangre en ellos y el miembro se haga más grande y más duro durante unas horas. Se puede utilizar, de hecho, para tratar de forma temporal los síntomas de la impotencia. Estudios han descubierto su eficacia a nivel psicológico, aunque se debe emplear con cuidado.

 

Webs como la mencionada también citan a los ejercicios Jelquing, que designan a los masajes dados de una forma específica para conseguir el aumento de la presión arterial y la estimulación de la circulación, llevado a cabo en varias sesiones.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress