Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

En conexión

Viernes, 11 de agosto de 2017 | Juan Tomás Frutos

Intentemos estar cerca de los otros, incluso de los que menos comprendemos. Todo en su justa medida, en la medida del ser humano, con la referencia de tener en cuenta el bien del conjunto, de la comunidad donde nos hallemos. Decían los griegos que en el término medio está la virtud. Siempre lo he creído. Lo bueno de esta ubicación es que es la más equidistante para poder entender actitudes que no tienen por qué comulgar con lo que nosotros pensamos.

 

Los extremos andan muy lejos los unos de los otros, y, además, cuando se tocan, es en sus más beligerantes aspectos, lo que condiciona definitivamente los resultados. Creo, por ello, por lo que decimos, en la tarea de tender puentes entre opiniones y situaciones diversas. Esas mismas comunicaciones o conexiones, pese a su verticalidad y horizontalidad, sustentan encuentros que, de otro modo, no se darían.

 

Hemos de poder escuchar a los demás, lo que sienten, lo que padecen, cómo son, buscando, intentando hacer ese esfuerzo por llegar al que está al lado, que también tiene sus razones, como nosotros. De buenos acuerdos están hechos los períodos de paz, que han de ir acompañados de equilibrio, de consenso, y, asimismo, de justicia. La comunicación para llegar a esta coyuntura, que hemos de hacer estructural, es fundamental. Sin ella no arribamos a situaciones estables. Hemos de salir del conformismo, de la apatía, del dejar hacer sin intervenir…

 

Podemos acercarnos a otras realidades, pero para eso hemos de educarnos en tomar en consideración a los vecinos, al tiempo que hemos de empeñarnos en trabajar por los otros, por lo que tienen, o deberían albergar. El deseo de corresponder en lo espiritual nos ha de mover cada día. Abrir las manos, estrecharlas, considerar al que viene con sus experiencias e ideas, es el sustento necesario para andar un camino de pensamientos floridos, llenos de nutrientes.

 

La divisa ha de ser la esperanza, conformada con otros ingredientes. No defendemos milagros, sino el brillo cotidiano de andar en y por el mismo camino, aunque no siempre nos podamos entender enteramente. Lo interesante es comunicarnos, sentir que no estamos solos, atender las peticiones y demandas de los convecinos… Lo relevante es vernos como parte solidaria de una carrera donde hemos de quitar los obstáculos. La faena de tender puentes es siempre a largo plazo. No pensemos en corto.

 

Más compromisos

 

Podemos acercarnos, sin duda, a más compromisos desde el ideal pacífico y sosegado de englobar todas las sensibilidades, que nos aportarán elementos sustanciales, granos de arena necesarios en el poso del devenir diario. Es un esfuerzo que no se ve cotidianamente y, por consiguiente, nos puede agobiar el ver que nos cansamos sin cosechar en lo inmediato, pero así es la vida. No nos vengamos abajo en la espera.

 

Mi abuelo decía que la palmera que disfrutábamos la habían plantado dos o tres generaciones anteriores sabiendo, entonces como ahora, que ellos y ellas no cosecharían tal empeño y quehacer. También es cierto (no lo olvidemos) que saboreamos las tareas de otros que nos llegan con el paso del tiempo. Tomar esta perspectiva es síntoma de inteligencia emocional y experimental. Finalmente, valoremos que tender puentes es un regalo que hacemos a los paisanos, y, en paralelo, a nosotros mismos. De esta guisa también somos más felices. Probemos.

 

Cuando estamos en conexión positiva nos sabemos parte de un proyecto donde todos recibimos el bien intangible de la amistad, del amor, de la consideración, de las buenas acciones: eso es algo impagable. Confiemos, por favor, en sus agradables resultados.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress