Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Un recorrido de 18 hoyos (por la vida)

Miércoles, 16 de agosto de 2017 | Juan García Cascales

[Img #50569]

 

 

Mucha es la literatura escrita sobre el golf y la vida (profesional o personal), y es que este es un asunto que da para adentrarnos hasta lo más profundo de estos dos universos, intentando encontrar esos elementos y circunstancias comunes, que son muchos, con el deseo de poder implementar soluciones únicas que nos permitan avanzar con paso firme y certero por ambos mundos, cosechando los resultados con los que tanto soñamos y para los que tanto nos preparamos, dedicando muchas horas al entrenamiento y la formación.

 

Uno de estos libros es “El Mejor Swing” de Gay Hendriks (Editorial Empresa Activa), a mi particularmente me encanta, y es que la ligereza de su redacción, claridad de ideas y sencillez a la hora de plantear todos los paralelismos existentes y posibles soluciones comunes que podemos aplicar, hace de él un libro  tremendamente práctico y que te ilusiona pensando en que, ciertamente, aplicando una misma filosofía y metodología, puedes conseguir, en ambos mundos, los buenos resultados con los que tanto sueñas.

 

Uno de los razonamientos fundamentales sobre los que este libro incide es que el golf es un juego que se desarrolla golpe a golpe. Siendo este un principio básico, que siempre se explica o debiera explicarse desde el mismo instante en que te inicias en este maravilloso deporte, desafortunadamente lo abandonamos y dejamos de aplicarlo con demasiada asiduidad, quizás por lo básico del mismo o quizás por nuestra inclinación a torturarnos, así que caemos, una y otra vez, en el error de recordar y dejarnos condicionar por el mal golpe que acabamos de dar y que nos ha traído hasta el incómodo lugar en el que ahora nos encontramos, o lo que es igual de malo, nos adelantamos a los acontecimientos y comenzamos a pensar en el siguiente. Todo ello representa una enorme distracción y nos lleva a dejar de focalizar toda nuestra atención en el golpe que ahora tenemos que ejecutar, lo cual, como es evidente, hará que la tarea a la que nos enfrentamos no se ejecute como debe y por ende el resultado cosechado no sea el mejor que podemos alcanzar y por tanto nos desviemos del camino idóneo que debemos seguir y que facilita nuestro avance.

 

¿Qué significa todo esto? Pues que debemos centrarnos en lo que ahora estamos haciendo, en la fase de nuestra vida que en este instante atravesamos, en la decisión o decisiones que en estos momentos debemos tomar, el pasado es pasado y ya no se puede cambiar y el futuro es futuro y está por llegar, además, para que este sea el mejor que podemos alcanzar y tanto deseamos, debemos trabajar en el presente y lograr ejecutar el mejor golpe posible, el golpe perfecto, por tanto, plantearnos la vida como un recorrido de 18 hoyos debe permitirnos vivir y disfrutar del presente.

 

Así que aquí estamos, en el tee del hoyo 1, a punto de comenzar nuestra vuelta, delante de la bola que debemos golpear y frente a un futuro incierto pero prometedor y al que deberemos ir acercándonos paso a paso, golpe a golpe.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress