Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Nunca ganarás solo: la debacle de Ferrari y sus lecciones de liderazgo

Miércoles, 11 de octubre de 2017 | Roberto Crobu

Una de las frases de cine que más me impactaron e influyeron en el desarrollo de mi modelo V5 Team Power con el que trabajo la eficiencia de equipos de trabajo, sucedió en la primera película “Cars”, de Diney Pixar, cuando el joven debutante Rayo McQueen, acababa de  perder una carrera por querer tomar decisiones por su cuenta, no dejarse asesorar, y despedir al mismo jefe de equipo. En ese momento el entonces líder “El Rey”, Steve Weathers, súper campeón de carreras y héroe del momento, se acercó al joven debutante y le dijo: 'nunca ganarás solo'.

 

Y esto parecen haberlo sufrido tanto Fernando Alonso como Sebastian Vettel a bordo de los Ferrari en los últimos siete años, aunque para ellos se podría usar la versión en negativo de esa frase: “siempre que pierda el equipo, perderás”.

 

Lo que iba a ser una temporada memorable, que iba a devolver al equipo Ferrari F1  a la cumbre del automovilismo mundial, se ha convertido en penúltima etapa del mundial, la gira asiática, en una debacle memorable. Un hat trick de despropósitos entre Singapur, Malasia y Japón en el que destacan con creces los fallos colectivos como equipo.

 

En Singapur Vettel, desde la pole position sale cerrando al red bull y acaba provocando un accidente, chocando con su propio compañero de equipo. Muchos responsabilizaron al piloto alemán, pero en efecto, los conocedores del mundo de la F1 sabemos que la estrategia de salida se planifica en equipo, tanto técnica como psicológicamente. Siendo la parte más importante de la carrera, se hacen mapas de situación para ayudar al piloto a tomar decisiones. Nunca sabremos si  Vettel se salió con la suya en lugar de seguir la estrategia de equipo, pero cierto es que para un mecánico (los llaman mecánicos pero son todos ingenieros) y el equipo, es muy frustrante ver el trabajo de toda una semana echado a perder antes de la primera curva.

 

A partir de ahí la espiral de desconfianza, mala gestión de las emociones, la consecuente presión, iniciaron a recaer en los miembros del equipo, sobre todo los mecánicos.

 

Siguiente carrera, Malasia: un problema técnico obliga a Vettel salir último por no poder realizar debidamente las calificaciones. Su compañero Kimi, logra la segunda posición de salida, pero su coche falla en la vuelta de formación. Kimi no salió y Vettel hizo lo que pudo, llegando cuarto tras una gran remontada. Mientras el alemán trató de salvar lo salvable, su principal rival llegaba segundo acumulando más puntos y alargando la distancia en la clasificación mundial.  

 

El domingo pasado, en Japón, Vettel salía segundo, pero sufrió lo mismo que Kimi en la anterior carrera: problemas en la vuelta de formación. Pérdida de potencia y abandono posterior en las primeras vueltas, viéndose adelantado por la mitad de la parrilla. De siete puntos de ventaja en el mundial ahora queda segundo a más de cincuenta de Lewis Hamilton. Nadie recuperó nunca similar distancia. Adiós al mundial.

 

Ferrari no es nueva a este proceso, Prost en 1990 y 91 (fue despedido fulminantemente tras afirmar que el Ferrari del 91 iba como un tractor), Alonso en 2010 y 2011 (con una salida muy conflictiva por desesperarse) y ahora Vettel, cuya paciencia está poniéndose a prueba. Tres campeones mundiales que el equipo italiano fagocitó atrapándoles en graves problemas estructurales, inherentes a cómo gestionar el éxito y los fracasos. No hay que olvidar ese mundial que Alonso perdió por un fallo de estrategia y una entrada a boxes equivocada, que le devolvió a pista a uno adelantamiento (imposible) del título.

 

Ferrari es el equipo que mejor demuestra que los pilotos no ganan carrera, las ganan los equipos.  Solo Schumacher revertió esa tendencia entre la última victoria de mundial de 1979 hasta el 2017, excluyendo el mundial regalado por McLaren en 2007 (ahí también tuvo mucho “mérito” el equipo inglés en perderlo). Las claves con Schumacher fueron dos: el carisma del alemán que hizo de cemento emocional para el equipo (carisma que nadie ya tiene hoy en la F1) y un equipo compuesto por un francés (Jean Todt) un alemán (Ross Brawn) y un staff técnico que en aquel momento era capaz de hacer los pit stop más rápidos de la parrilla.

 

El pasado septiembre, Ferrari cumplió 70 años de vida. Si podemos aprender algo de estos últimos cuarenta, es que tanto los buenos, como los malos tiempos, vienen por efecto del equipo, más que de los pilotos.

 

“O ganaremos como Equipo, o moriremos como Individuos”, algo parecido decía Al Pacino en la Película “Un Domingo Cualquiera” de Oliver Stone, donde interpretaba el Coach de un equipo de Football Americano. Nunca mejor dicho, en el seno del equipo de Maranello: no hay líder sin un equipo que permite que uno lo sea. Nadie  puede ganar solo. Un líder solo es la parte visible de un sistema mayor: la parte visible de un iceberg, mientras otra parte hace posible que éste flote.

 

En definitiva, tanto en el deporte como en el complejo mundo actual de los negocios y de las empresas, siempre se gana en equipo: cuando un equipo gana, gana el líder. Y cuando el equipo pierde, el líder no puede ganar solo.    

 

Un líder por tanto es aquella persona que es capaz de permitir que un equipo gane.   

 

@robcrobu

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress