Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Movimiento de capitales, motor de la economía

Jueves, 16 de noviembre de 2017 | José María Hernández Prieto

Uno de los muchos cambios destacables en nuestra economía que estamos viviendo en la actualidad es el surgimiento de la economía simbólica (movimiento de capitales y tasas de cambio) como motor de la economía mundial en lugar de la economía real (flujo de bienes y servicios), siendo la primera independiente de la segunda.

 

Una gran implicación de este fenómeno es que las tasas de cambio entre las monedas deben ser tratadas como un factor de ventaja comparativa en Comercio Internacional. La teoría económica nos enseña que los factores de ventaja comparativa de la economía real (costes laborales comparativos, costes de las materias primas, de la energía,…) determinan las tasas de cambio de las monedas, sin embargo cada vez más las tasas de cambio son las que deciden cuanto valen dichos factores, por ejemplo el trabajo en el país A en comparación con el país B…

 

Cada vez más las tasas de cambio son un importante coste comparativo y uno que está totalmente fuera de nuestro control. Por lo tanto, toda empresa que de alguna manera esté expuesta a la economía internacional debe darse cuenta que está en dos negocios al mismo tiempo, es tanto creadora de bienes (o proveedora de servicios) como una empresa financiera y no puede descuidar ninguna de las dos.

 

Argelia se ha convertido para muchas de nuestras empresas en un gran mercado dónde vender nuestros productos, pues bien, el Dinar Argelino se ha depreciado (con respecto al Euro) cerca de un 10% desde noviembre del 2016, esto significa que nuestros productos le cuestan a nuestros clientes cerca de un 10% más caro que hace tan sólo un año, por causas ajenas a nuestra labor y control.

 

[Img #52129]Por lo tanto la empresa que vende al exterior, sea como exportadora o a través de sucursales en otros países tendrá que protegerse contra los riesgos de cambio de las monedas, tanto si la misma espera que el valor de su propia moneda suba como si prevé que baje. Lo mismo para las empresas que compren en el exterior, es más, incluso para las empresas que operan únicamente en el mercado interno enfrentándose a competencia extranjera, deberán aprender a protegerse de la moneda en la que sus principales competidores producen.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress