Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACÍA

“Con la venía Señoría, escribo cuentos”

María Dolores Navarro recibe el premio del Concurso de Microrrelatos de Abogados

Miércoles, 29 de noviembre de 2017 | Redacción

[Img #52346]
 

 

María Dolores Navarro Esteban ha recibido el premio al mejor relato correspondiente al mes de julio de la IX edición del Concurso de Microrrelatos de Abogados, organizado por el Consejo General de la Abogacía Española y la Mutualidad, con su relato ‘Olfato de aprendiz’.

 

El decano del Colegio, Francisco Martínez-Escribano, en representación de la Junta de Gobierno del Colegio, fue el encargado de hacer entrega del diploma acreditativo del premio, que también lleva aparejado una cuantía de 500 euros.

 

La ganadora comenzó a estudiar Derecho hace unos años al estar en situación de desempleo, y ya está cursando el tercer año. María Dolores, de 57 años de edad, lleva participando en el concurso desde hace dos años. Supo de la existencia de él por azar navegando en páginas de concursos y, aunque ha participado en varios, nunca había conseguido alzarse con un premio.

 

La autora, que no tiene mascotas, compuso el relato sobre este perro picapleitos con la idea de que “un buen abogado seguro tiene un perro que se empapa de la información de su mentor y que por desgracia no puede poner en práctica todo lo que aprende”, declaró.

 

Relato ganador: Olfato de aprendiz


Va para diez años que soy aprendiz de jurista. Y estoy contento con esta prolongada situación porque mi abogado-mentor y yo nos damos mutuamente seguridad en todo lo que emprendemos juntos. Y confío en que continúe contando por más años con mi olfato nato para autentificar a un presunto maleante, defraudador, …Y además seguir siendo su fiel amigo.


Sin embargo, siendo cierto lo que cuento, también lo es que me quejo, a mi manera, de dos cosas: de no poder sentarme en un taburete junto a él mientras atiende a algún cliente, teniendo siempre que permanecer tumbado a sus pies bajo su mesa de despacho, y de no poder acompañarle en las vistas. Él arguye que no puedo asistir al juzgado porque con ello haríamos un incumplimiento de las normas. Mi olfato me dice que en verdad teme que me dé un pronto perruno y me ponga a ladrar.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress