Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LIDERAZGO RESPONSABLE. LÍDER.ES

Irene Bajo: “Hay que conseguir que la Responsabilidad Social Corporativa sea viral”

Directora de la Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de Alicante (UA) - LídeR.ES es una iniciativa de MurciaEconomia.com y la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM

Lunes, 4 de diciembre de 2017 | Marta Isabel García Rivas

[Img #52408]Es una convencida de la Responsabilidad Social Corporativa. Y en esta senda se ha quedado al constatar –como ella misma dice– la realidad social y medioambiental de nuestro tiempo, marcada por un sistema basado en un consumismo desaforado que está destruyendo el planeta y generando, al mismo tiempo, enormes desigualdades. Pero Irene es optimista, y también está convencida de que las empresas, organizaciones y administraciones, igual que forman parte del problema, forman parte de la solución, por lo que, asegura, merece la pena trabajar por que así sea.

 

Irene Bajo es directora de la recientemente creada Cátedra de Responsabilidad Social Corporativa de la Universidad de Alicante y profesora de Derecho del Trabajo, Seguridad Social y Prevención de Riesgos Laborales. Pero su trayectoria en el ámbito de la gestión socialmente responsable comienza específicamente en el año 2008. A partir de ese momento, organiza Jornadas sobre RSC en colaboración con el Ayuntamiento de Benidorm; participa en el proyecto de investigación que dio lugar al libro colectivo Autonomía y heteronomía en la responsabilidad social de la empresa, obra de referencia para juristas en la materia; a nivel personal, es nombrada Vicepresidenta de la Fundación Caja Mediterráneo, desde donde trabaja para incrementar el peso de la Responsabilidad Social en el conjunto de actividades de la entidad; etc.

 

Entiende las Cátedras Universitarias como un instrumento perfecto para difundir buenas prácticas, incrementar la investigación y colaborar con la sociedad. Y en este sentido, desde la Cátedra de RSC de la UA, se marca como objetivo seguir impulsando el crecimiento de la Responsabilidad Social Corporativa: “Gestionar de manera responsable es una necesidad social y medioambiental. Habrá quien se acerque al concepto con un mayor o un menor convencimiento, pero eso no es lo más relevante; lo importante es avanzar. A medida que se conoce y se interioriza el concepto de la RSC, el convencimiento crece y poco a poco invade todos los ámbitos de gestión”.

 

Esto también atañe a las Universidades, donde, según Irene, la Responsabilidad Social está adquiriendo un papel protagonista, tanto a nivel interno como externo: “Las Universidades son conscientes de que su labor en la sociedad va más allá de la transmisión de conocimientos y la investigación. También transmiten valores en cada una de sus actuaciones, que deben responder a principios de RSC”.

 

Es precisamente esa posición privilegiada que ostenta la Universidad en la sociedad, por reunir tanto talento y tan diverso al servicio de los demás, lo que, en palabras de Irene Bajo, le obliga a ser especialmente responsable: “La universidad es docencia, investigación y transferencia del conocimiento, y todo ello se puede gestionar de manera responsable. Las Cátedras son el mejor ejemplo de la colaboración con una entidad externa, de una apertura a la sociedad. Y los Vicerrectorados permiten que la responsabilidad social se integre en el núcleo de la gestión académica, y que se extienda al resto de la estructura de gobierno universitario”.  

 

Pero para que una Universidad sea socialmente responsable, Irene asegura que es necesario “en primer lugar, voluntad: la concienciación de sus dirigentes ayuda a extender la gestión responsable hacia todos los componentes del ecosistema universitario. En segundo lugar, protagonismo: para lo que ayuda la existencia de Cátedras, pero también de Vicerrectorados de Responsabilidad Social y otras estructuras. En tercer lugar, paciencia: se trata de un proceso, no podemos esperar que los cambios sean inmediatos. Todo, y todo ahora, no es posible, pero se puede ir haciendo camino en la buena dirección”.

 

Iniciativas de la Universidad

La propia Universidad de Alicante cuenta con numerosas iniciativas de RSC: la estrategia de Igualdad y la creación de la Unidad Igualdad, mecanismos de eficiencia energética que se lideran desde la oficina de Ecocampus, la estrategia de Voluntariado UA Contigo que pone a disposición de toda la sociedad civil el tiempo y conocimiento de los profesionales y alumnado de la comunidad universitaria, la gestión de la diversidad, sistemas de gestión de la ética,... A las que se irán sumando más proyectos promovidos por la Cátedra de RSC: “Lo más complicado, sin duda, es la falta de tiempo: son muchos los proyectos, y no hay tiempo material para ejecutarlos todos. Hay que priorizar y preguntar a la sociedad en qué podemos ser más útiles.  Comunicarnos con nuestros grupos de interés nos resulta realmente fácil, porque todos ellos - empresarios, sindicatos, trabajadores, proveedores, estudiantes, organizaciones… - muestran un gran interés por la Responsabilidad Social. Hay un claro deseo de hacer las cosas mejor. Se trata de aprender cómo mejorar entre todos”.

 

Para Irene, la Administración Pública no puede quedarse al margen ya que su papel en el ámbito de la RSC es fundamental: “Ejerce una influencia definitiva en la sociedad: las decisiones que se adoptan afectan a la vida diaria de la gente, la economía, la ecología, la educación, los derechos sociales… Es fundamental que la gestión pública sea responsable, que se luche contra la corrupción, que haya transparencia, que se priorice el bien común,… No sólo es posible, es imprescindible, y algo que los ciudadanos debemos exigir a nuestros dirigentes. Desde la Administración Pública, la responsabilidad social se puede extender a toda la sociedad”.

 

Y es que Irene lo tiene claro: la RSC se contagia: “Sea por convicción o por necesidad, quien se acerca al concepto de la RSC no puede más que asumirlo. La evidencia nos dice que no es suficiente el cumplimiento de las leyes, que hay valores que, de la misma manera que deben impregnar el comportamiento de los individuos, deben impregnar el comportamiento de las organizaciones. Y los resultados nos demuestran que, además, ser socialmente responsable es rentable y mejora la competitividad. Hay que conseguir que se haga viral”.

 

Conocimiento, voluntad, determinación y medios. Son las cuatro características que Irene Bajo considera necesarias para liderar la RSC en cualquier organización. Y por supuesto, indispensable, el apoyo de la alta dirección. Asegura que la Responsabilidad Social se impulsa desde los equipos directivos y permea en las organizaciones. Y no olvida tampoco la comunicación: “Si una empresa, o cualquier organización, es socialmente responsable, yo, como consumidora, quiero saberlo, porque elegiré sus productos. Además, aquellas entidades que lo hacen bien, tienen también la responsabilidad de hacerlo saber para ser el ejemplo de otras muchas”. Irene insiste, hay que conseguir que la Responsabilidad Social Corporativa sea viral.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress