Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Ladrar y ladronear

Miércoles, 13 de diciembre de 2017 | Miguel Galindo

Aquel trincamiento, ya casi olvidado, creo que interesadamente olvidado por cierto, de Ángel Mª Villar, mandatario máximo del máximo organismo del ‘panycirco’ español, solo puso de manifiesto lo que saben hasta los memos más memos de ‘memolandia’: que el fútbol está podrido. Hace más de dos años que la Fiscalía estaba siguiendo los chanchullos y ‘metemanos’ de este tipo apoltronado, hasta que, ante la posibilidad de que saliera por patas [Img #52523]con su zagalón a colocar sus asentadores –y ponederas– en un paraíso fiscal, decidió mandarle a la UCO a hacerle un registro y ponerlo a buen recaudo preventivo. La cosa era tremendamente simple y ‘copypegada’ de los grandes ladrones oficiales de los máximos organismos futboleros del mundo y de país ‘tercermundicorruptos’, como es el nuestro por mal ejemplo. Y es, ni más ni menos, que establecer una red de corrupción donde, a cambio de favores, se captaban voluntades, y a cambio de voluntades, se captaba el dinero.

 

En el mundo del fútbol, como digo, eso es pan comido. Está chupado. Y lo está, porque todo funciona así, a base de corruptelas, de defraudaciones y desvíos, de mierda financiera y moral. Desde el mejor pagado futbolista al más poderoso directivo, pasando por, y llegando a, los que chupan rueda en este invento. En la investigación sobre lo de Villar ha pringado hasta Murcia, ya ven la potencia futbolística… “Ha entrao el de Murcia (…) son votos compraos, apoyos compraos… decir amén por llevarse unos dineros”, es parte de una grabación pillada a un par de pillastres, perdón, dirigentes, implicados en la trama. Pero es que, al igual que se compran votos, también se compran (o se venden) partidos, y/o lo que haga falta. El que no lo ve, es, porque está ciego, o porque quiere estarlo, naturalmente…


Pero esto, en España es normal. Y resulta natural porque la ciudadanía de este país accede, ampara, justifica, transige, defiende y participa en toda esta basura chanchullar de hecho y por lo derecho. E ir contra todo un pueblo es tremendamente difícil. Aquí, un ayuntamiento le quita la ayuda a un C.F. y la gente se tira a la calle y cuelga al alcalde por sus haches, acho… A pesar de que subvencionar a un club privado con dinero público es un delito, a parte de una inmoralidad. El sucio y turbio, y ‘bienmanejado’ y manipulado, patrioterismo, no nos deja ver la honestidad ni el juego limpio… Luego, eso también, ese personal igual protestará porque su hijo no recibe las prestaciones educativas que necesita, o porque le han dado seis meses de lista de espera para operarse una hernia, pero es incapaz, absoluta y totalmente incapaz, de ver y reconocer que esos servicios públicos han sido mermados para emplear sus posibles en adormideras y en el pesebre nacional.

 

El colmo lo vemos en esta comunidad, no hace mucho, cuando aparece en los medios de comunicación todo un señor presidente de toda una poderosa entidad formativa privada, que mantiene equipos deportivos punteros, pues es una manera legítima de reducir impuestos y hacerse una impagable publicidad, y amenaza a la administración con retirar tales equipos de las competiciones si no recibe subvenciones. Está pidiendo a gritos, con luz y taquígrafos, que a su empresa privada se le inyecten dineros públicos, por el solo hecho de llevar el nombre del lugar. Aun sabiendo que es un delito, aparte de una desvergüenza. Sin embargo, todo se aprecia conforme a la más absoluta normalidad. Las cosas son así, y así quedan. Que yo soy seguidor de este o aquel equipo, y me importa una leche los modos y las formas. Además, eso nos pone en el mapa, y mueve la economía (ya sabemos qué economía) y que talycual, como decía aquel ‘mothonarable’ Jesús Gil…

 

Y esa es la cuestión. Que, al final, el Villar y sus cuarenta ladrones, y cuanto mangante se esconde y medra en este cuento y de este cuento, en vez de ser alimentados, costeados y subvencionados por los que les gusta el fútbol, que me parecería muy bien, nos cuesta a todos de nuestros bolsillos y necesidades. Incluso de los que no somos ni creyentes, ni practicantes ni seguidores. Y eso es tremendamente injusto, qué quieren que les diga…

 

@migasanch

 www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress