Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El banco de la solidaridad

Viernes, 15 de diciembre de 2017 | Juan Tomás Frutos

Una cura de humildad, de sencillez, a través del altruismo, de la colaboración, de la ética, de la responsabilidad, de la entrega, de la ayuda, de la cooperación, de la justicia… Esto es lo que hemos recibido como un regalo del cielo en forma de la actividad de los voluntarios, en este caso del Banco de Alimentos del Segura.


La Gran Recogida, la Quinta, fue una Gran Muestra de Amor. Varios miles de voluntarios contribuyeron a concienciar y a recoger alimentos para una multitud de necesitados. No es cuestión de perdernos con y en las cifras. Los responsables son los que ya las están dando. Lo relevante es el gesto, los infinitos ademanes de autenticidad. Los organizadores de este magno acontecimiento presumen, con razón, de generosidad, de una sociedad, en este sentido, completa.


Dicen que somos de los más solidarios en Europa. Siempre lo hemos sido con nosotros y con los demás. Vamos los primeros en misiones internacionales de paz, cuando hay una catástrofe, como un terremoto, una hambruna, lo que sea. Somos dueños de un destino. Lo hemos sido en la historia, y eso se demuestra andando, como excelentes Quijotes.


Unimos a los sueños esa visión de Sancho Panza más realista, pero igualmente bondadosa. Hay una enorme necesidad, y ahí estamos para suplirla, para aminorarla. Un millón y medio de familias españolas reciben alimentos de estos Bancos (más de cincuenta en todo el país, dos en la región de Murcia). Para afrontar sus pequeñas y grandes necesidades de estas jornadas un total de 130.000 voluntarios ha habido en toda España, de los que más de 2.000 eran, son, de la Región de Murcia. La mentalización es ingente.


Es cierto que las situaciones de carencia son propias de todo el año, y por ello conviene que no nos quedemos únicamente en la solidaridad de estas fechas. Me consta que hay muchos entregados a la causa durante los 12 meses, y otros que estos días se han incorporado a esta hermosa auto-encomienda, la de ayudar al prójimo, que, como indica su etimología, está ahí al lado.


Me he emocionado mucho contribuyendo en mis horas de asueto en diversos menesteres con varias Organizaciones No Gubernamentales. Son numerosas las opciones para encontrarnos con comodidad y desde el acierto de dar aquello que falta por  todo cuanto recibimos, que es mucho. Lo más imponderable de cuanto se reparte es el amor y el agradecimiento. Hay toda una estela modélica que seguir. Si existe una salvación por algún motivo, en alguna parte, en este tipo de iniciativas se ubica.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress