Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Mujer

Miércoles, 31 de enero de 2018 | Miguel Galindo

Me hablaban el otro día sobre una película que corre por ahí, Wonder Wooman, que creo que es una mujer guerrera sacada de un cómic, llena de signos feministas y contramachistas, según alguien contaba… Es muy posible, decía otro, que se haya producido pensando que este año es el año de la mujer, y ya se sabe que los [Img #53279]beneficios de lanzar una película corre parejas con el oportunismo de hacerlo en el momento adecuado. El caso es que se me quedó de rondón el comentario, así, como a flor de pensamiento, ya saben… y hace poco, en algún rincón escondido de alguna programación de algún canal de alguna televisión, me pasaron ante las narices un tryler de la susodicha cinta, al que procuré prestarle, dado el caso, la debida atención.

 

Y la verdad, si el feminismo más rampante y dominante quiere hacer un icono de ella, lo veo el mayor de los contrasentidos. El disparate más absurdo y falaz que se puede concebir. Ni más ni menos que una caricatura antinatura. Y solo por algo tremendamente simple: es una imagen de heroína con el prototipo de una mujer sensual más enfermizo que mente masculina haya podido parir de su enfebrecido magín. Lo cual es una flagrante incongruencia. Un modelo feminista creado por una factoría machista. Pues muy bien…

 

Así, te ves a una mujer imponente que quita los sentidos, enfundada en una hiperajustada malla o piel, con su debido y estereotipado, faltaría más, escote, “palabra de honor” creo que se llama, que amenaza con matar de un pezonazo disparado desde una especie de corsé que hace de los pechos un arma letal, también para la portadora. Que corre como un gamo, salta cual ardilla y resuelve las más increíbles piruetas pegada a unos tacones de aguja tan largos como su estilizado supercuello. Y con una especie de culotte – resulta imposible no apreciarlo – tan escaso, ceñido y mínimo, que es un milagro que no se le clave como puñal en su muy apreciable anatomía. Es más digno de una modelo de pasarela de lencería fina que de una guerrera como la tal Wonder.

 

Así que no. Si he de imaginarme a una mujer guerrera, heroína de su propia libertad y merecedora de su propia dignidad, no es ese modelo. Un modelo de mujer libre, digna, orgullosa y salvaje frente a los hombres, es el de las amazonas. La tradición convertida en mito nos hace un retrato de ellas sin tinturas de rímel, sin moldeadas cabelleras, sin vestidos atractivos y sin sofisticados complementos de belleza… ¿a quiénes habían de atraer?.. Su belleza, si acaso, es tan salvaje y primitiva como su propia naturaleza, ya que todo lo natural es bello por sí mismo. De hecho, se mutilaban uno de sus pechos para poder tensar el arco mejor y disparar sus flechas con mayor efectividad. Aunque también sea la caza del hombre, al que, por cierto, no lo mata, sino que lo utiliza para ser servida en sus tareas domésticas. Pero no los matan si quieren disponer de su libertad, si no que los dejan marchar siempre que no atenten contra ellas… Una enseñanza a tener hoy en cuenta…

 

Y digo una enseñanza de la historia, aunque sea mítica para la actualidad, porque lo de hoy es la antítesis del reino de las amazonas. De aquel matriarcado fabuloso. El reino de los patriarcas ha sido, y sigue siendo, todo lo contrario. Se ha usado a la mujer para ponerla al más absoluto e integral servicio del hombre. Vale. Solo que, cuando ellas han empezado a querer disponer de su libertad, al revés que las amazonas hacían con los hombres, se les están matando…

 

Y ni siquiera unas disparatadas leyes contra la violencia de género están frenando la escabechina. Así que yo me tomo esta película como una especie de venganza, como una suerte de ajuste de cuentas en tiempos de violencia contra las mujeres. Aunque sea un disfraz patético diseñado por el hombre más machista el que se ha calzado. Entiendo que la historia, incluso la mitología, nos ofrece modelos menos burdos, que nos enseñarían mucho más y mejor. Y estamos viviendo la cultura del cómic, del entretenimiento, del estreñimiento mental, y del consumo… y que preferimos a los héroes contrahechos que a los héroes, y héroas, hechos y derechos. Pero es una auténtica pena.

 

@migasanch
www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress