Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

De la amistad

Miércoles, 28 de febrero de 2018 | Miguel Galindo

¿Por qué no escribes algo sobre la amistad?, me dice alguien… Porque no es fácil, le contesto… ¿Tú quieres que hable de la amistad o de los amigos?.. le pregunto. ¿Es que no es lo mismo?.. Pues no, no es lo mismo. La amistad es un concepto, y los amigos son seres reales. Según tal concepto, así tales amigos. Por eso que los [Img #53754]amigos son la consecuencia de según qué concepto de la amistad tiene cada cual. Y como cada quisque de este mundo tenemos nuestro propio concepto de todo, más o menos igual y más que menos distinto, pues eso, que no es lo mismo… Me mira como si yo fuera un extraterrestre, se sonríe a sí mismo más que sonreírme a mí, y me da una especie de larga cambiada, así, como si se quitara el sombrero, o mejor, la montera…

 

Pero a mí ya me ha dejado con el hilo en el molde y el ovillo empezado, y habré de terminar la labor de alguna manera. Así pues, espero que, al menos, llegue a leer esto. La amistad, efectivamente, es un concepto, una idea, personal e intransferible, como un cedazo de infinitas tramas, donde cada cual utiliza una, la suya, que va variando y cambiando a lo largo de su vida. Las vidas de los que nos relacionamos pasan por nuestro colador – y las nuestras por los suyos – continuamente, y algunas se quedan enganchadas durante un tiempo más o menos largo, más o menos intenso, y tejemos nuestra labor con ellas, y otras se van desprendiendo de esa red, como algunas otras van permaneciendo, y se quedan, hasta el final de la obra…

 

Somos como aquellos buscadores de oro, ¿comprendes?.. Pasamos quintales de agua y de tierra por nuestros cedazos, y van quedando pepitas de oro, de diferentes tamaños, pureza y valor, que aquilatamos a nuestra existencia. Al final de la vida laboral, cada cual tiene su patrimonio de oro (sus amigos) encontrado y trabajado con su personal y particular cedazo (su concepto de amistad). Pueden ser muchas pepitas de oro de poco valor, pocas de mucho valor, o de todo en la mina del Señor, como reza el salmo de la viña. Unas están desde el principio – suelen ser las más queridas – otras quedan a media jornada, otras cuando se está apagando la luz de nuestro día…

 

Cuando somos niños, por nuestra criba corre un chorro incesante de agua y materia de vida, impetuoso y maravilloso, del que gozamos con la experiencia. Pero no somos totalmente conscientes del valor de la amistad ni de los posibles amigos con los que nos relacionamos… quizá alguno que otro quede enganchado sin quererlo ni saberlo, desde el principio, y luego, más adelante, lo vemos brillar ahí, en el fondo de nuestra red… La juventud es una toma de conciencia de esa búsqueda. Ajustamos la cernera, y valoramos los amigos con avaricia. Luego veremos que son menos los que son que los que están, pero adquirimos experiencia febrilmente… Con la época de la madurez nos viene a nuestra red un aluvión de relaciones, profesionales, sociales, ciudadanas, de toda índole, pero ya somos más selectivos, escogemos un cedazo más tupido, más calibrado, quizá más exigente… La época de la senectud es más parca en hallazgos y más adecuada como tiempo de tasar la cosecha. Las manos son más torpes y la vista está muy cansada para manejar nuestra ya viejo harnero, y las habas contadas caen por su propio peso. Y lo antiguo adquiere un valor especial…

 

Lo que ocurre es que a esta metáfora le falta una dimensión, aunque sirve para explicar el mecanismo de la amistad. Y esa dimensión es la humana. Me explico… Un buscador de oro, como he dicho al principio, lo quiere para venderlo y sacarle un producto material con que costear su propia industria y subsistencia. Vale. Pero las pepitas que encuentra la ‘garbilla’ de nuestras vidas no se pueden vender a valor de mercado, porque es oro latente y palpitante, tiene vida propia, y elige libremente quedarse en nuestro tamiz tras hacernos a nosotros pasar por el suyo… Nos enriquecen espiritualmente, pero no materialmente. Son patrimonio de nuestra propia alma, no de nuestra cuenta corriente…

 

Y aquí encontramos aquel ‘argentum’ que, por algún motivo que escapa a nuestro intelecto, nos acompaña desde nuestra niñez, o alguna valiosa pepita de nuestra juventud, ya ajada en el recuerdo, o las más recientes encontradas en nuestra madurez, ya emérita… Y todas forman un contado y escaso, pero valioso e impagable, y preciado, tesoro de incalculable valor. Sin olvidar aquellas perlas que nos acompañaron hasta que ellas mismas se extinguieron de nuestras vidas, pero nunca, jamás, ya de nuestro recuerdo, hasta que nosotros mismos nos extingamos. Quizá sean las más preciadas por su ausencia y su recuerdo. Ojalá y todos los que me leen, a la hora de su balance, su inventario sea, al menos, como el mío: corto pero brillante, escaso pero cálido, escueto pero de un inmenso valor…

@migasanch

www.escriburgo.com / viernes 10,30 h. http://www.radiotorrepacheco.es/radioonline.php

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress