Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Mar

Viernes, 2 de marzo de 2018 | Juan Tomás Frutos

Miro y contemplo la luz de mi rostro en ti. Quizá solo es la tuya. Me da igual. Me complace. Gano una nueva tanda de jovialidad, que me vuelve animoso y torpe, frágil, más débil de lo que pensé jamás. No me importa. Te tengo a ti.

 

Hemos aglutinado fuerzas sacadas de donde no parecía quedar nada. Los elementos sustanciales se han vuelto parejos, como nuestros incluso. Navegamos sin rumbo fijo, pero sabemos dónde vamos. Eso nos ha quedado tras la humedad de este mar que somos los dos, que eres tú, que es uno.

 

Nos hemos alertado. No había motivos. Nos hemos congratulado también con el destino ya impregnado de fertilidad. Insistimos en las bondades sin saco, en las destrezas que previenen y arriesgan consiguiendo lo verdaderamente relevante. Hemos podido hablar, y lo hemos hecho. Ya estamos listos.

 

Pensamos en su día en tenernos, en avisarnos, en registrarnos en la nueva historia que, en estos momentos, nos embarca en una flamante aventura. Tenemos más de lo que precisamos: hemos de valorarlo así. Nos hemos calmado. Anochece una vez más cuando todo es, por fin, lo que elucubramos. No es jueves, como en la película. Sin embargo, asoma el milagro. Irá bien, claro que irá, en esta dimensión que nos trasciende el alma.

 

Hemos experimentado una realidad que, por fortuna, hemos superado. Ya comprendemos hasta el silencio, que no nos escandaliza. La armonía se ha vuelto ansia alocada mientras divisamos la Luna de esta playa que nos compone a imagen y semejanza de lo que elucubramos cuando éramos algo más, o algo menos, que ya no lo sabemos, ni nos importa. Hemos dado con la clave, con ésa que, como alguien señaló, se fundamenta en el creer, en pensar que no nos fallaremos.

 

Iré a tenerte, y tú me tendrás. Ya lo sé. Lo digo, me lo digo, para no ceñirme a la noria que nos decanta hacia una espiral donde no detectamos ni el principio ni el fin. Ya hay una referencia, y eres tú: lo eres en este acantilado que es playa, con arena, con sus tránsitos, con sus rocas, con su oleaje, con sus vaivenes, con su vida…

 

Hemos acudido a una nueva cita en este emplazamiento que podría ser cualquiera, pero que no lo es, pues nos tenemos. No sabemos quién la convoca de los dos. Otros intuyen el resultado. Nosotros lo palparemos pronto. Por unos instantes, aguardaremos que la sorpresa, como te dije, nos gane la partida. Eres el mar en esta bahía.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress