Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Dos más dos son… cinco menos uno

Martes, 6 de marzo de 2018 | Francisco Martínez Ruiz

Los planes nunca salen como estaban previstos. Dos más dos no son cuatro –en este terreno-, sino cinco menos uno. Las variables, las incertidumbres, la suerte y mil parámetros más determinan que lo planificado, rara vez sale conforme al plan. El expediente Cataluña, por ejemplo y salvo que alguien disponga de alguna clave oculta, se lía cada vez más.

 

Si bien la arquitectura jurídica del 155 resultó impecable en su diseño técnico y en su despliegue práctico, el plan que conduciría a unas elecciones que desatascaran la situación se ha desvelado un galimatías.

 

Hay de todo. Ganadores de las elecciones (C’s); Exiliados con un estatuto, como decirlo, innovador; gente en libertad bajo fianza; gente sin libertad ni fianza; candidatos telemáticos; unos que están en prisión y otros que no están mal del todo, y un Parlament que no logra resolver la cuestión, que es para lo que debe estar: investir un Presidente apto, restablecer la normalidad constitucional y estatutaria, y trabajar.

 

Pero no. Cuando por las mañanas vemos las noticias de primera hora nos encontramos con imágenes repetidas: gente por los pasillos del Parlament que se dirige con energía y seguridad hacia un objetivo… por determinar, o que puede perfectamente cambiar en un avance informativo de las 12.00, para a continuación escuchar unas declaraciones de alguien que hace dos días que no dice nada, y que se pone en contacto con los medios, para seguir sin decir nada, pero de otro modo, pero fijando no ya un objetivo, sino una reflexión que nadie alcanza a captar en su verdadera dimensión, a esas horas.

 

Y de remate, imágenes de gente muy aseada y nórdica, de alguna asociación de estudiosos del constitucionalismo de las Islas Feroe, que recibe al del innovador exilio para concluir en algo que igualmente queda pendiente de determinar.

 

Sinceramente, quién podía imaginar que en unos escasos doce meses tuviéramos este peliculón.

 

Yo creo que nadie. Solamente el que tuviera claro que cuando se trata de planes dos más dos no son cuatro, sino cinco menos uno. O el ciento y la madre, que es el caso.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress