Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Renovación y seguridad

Viernes, 9 de marzo de 2018 | Juan Tomás Frutos

Encendamos la vida, con mechas diferentes, pues en la variedad está el gusto. Procuremos existir de verdad, buscando la comodidad que nos permite ecos de amor convertidos en la realidad. Nos hemos de facilitar la exactitud y el anhelo esencial del cariño con consecuencias de orgullo profundo, singular. Experimentemos todos los poros de la existencia con la regularidad que nos salva. Dispongamos los instrumentos y conceptos que no obligan. El amor se expande. No olvidemos que no perdura con reservas. Hay que agotarlo, y, si es de verdad, se renovará.

 

Cada día hacemos planes y pronósticos, pero éstos nos han de servir como puentes, como posibles caminos. Las sendas nos deben invitar a ciertos futuros, pero éstos nos han de dejar libres. Las ataduras no son buenas. Además, si nos damos cuenta, no todo lo previsto sale adelante, y seguramente tampoco es bueno que así ocurra.

 

Convengamos, desde esta óptica, ciertas meditaciones, como las que exponemos a continuación:

 

“Sabré qué es el amor en cuanto te bese, cuando sienta tu cuerpo recorriendo el mío, interpretando lo que sueño, abocándome al destino que nos hará singularmente eternos. Conoceré tu piel, y me sabré enamorado, presto a reconciliarme con mi ser, en ti.

 

He aguardado cual elucubración el momento que había de llegar tras varios lustros. Sé que hablo de la antesala de un cariño que se afirmará en cuanto tengamos el regalo de un segundo tras otro, sumando toda la estimación y la admiración desde el consenso de dos seres en uno, tú y yo. Los anticipos han sido claros, pero cuando te bese estaré seguro de que te amo. Lo estoy. Lo estaré”.

 

Con sinceridad, con buenas intenciones, hemos de seguir. No consintamos que nos apaguen los envidiosos.

 

Un buen cuadro puede ser el siguiente: “Movemos el amor hacia el deseo, y somos en el sueño de una razón que nos produce ansias de vivir, y así vivimos, como siempre hacemos, susurrando al oído de nosotros mismos, convertidos en referencias del cariño suave y dulce. Medimos las fuerzas con unos objetivos que nos proponen cambios y hasta mejoras que nos añaden lo que fue y cuanto volverá con causas y sin ellas. Somos felices y nos presentamos cada día sin más aspiraciones que tenernos con salud, gozando de la paz y de habilidades varias. Movemos el amor. Éste mueve el mundo, y nosotros... con él”.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress