Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Nos ayudará el amor

Viernes, 16 de marzo de 2018 | Juan Tomás Frutos

Hemos de predicar con el trigo de la esperanza, que nos ha de llevar donde la emoción tiene un poco más de sentido. Nos hemos de postular como esos amigos que lo son de verdad.

 

Amar es, en definitiva, vivir entre destacadas creencias en el ser humano, que ha de disponer de manera oportuna los sentimientos que nos rodean en el día a día. Podemos ser dichosos desde la devoción en las opciones mancomunadas.

 

Nos hemos de declarar con empatía, con cariño universal. Contribuyamos a la calma. La libertad puede impulsar a ello. En el nuevo día, nos fundiremos con imágenes novedosas. Pensemos en estar juntos en el mar de los sueños convertidos en realidad. Estemos. Custodiemos la hermosura sencilla. El amor siempre nos ayudará.

 

Mezclados

Efectivamente: nos debemos mezclar con el día desde sus primeros instantes. No es una obligación, claro. Tampoco es bueno que nos "vendamos" ese mensaje como una necesidad. Lo que viene forzado no suele funcionar. Así es la naturaleza humana. Consecuentemente, busquemos el equilibrio con sones delicados.

 

Las jornadas, aunque no siempre lo tengamos presente, son irrepetibles. No me gusta la actitud de ansiar que lleguen las fechas, pues ello nos desprende raudamente de los segundos cotidianos. Sobre todo, nos puede azogar un tanto el hecho de que aparecen las etapas aguardadas y, en paralelo, con celeridad igualmente se diluyen. Así es la vida: ¡qué os puedo contar que no sepáis!

 

Procuremos, por tanto, que las horas no sean invisibles, ni nuestros rostros, ni los de los demás, que se deben presentar siempre como guías de lo relativas que son las experiencias, así como dándonos referencia de lo fructíferas que pueden llegar a ser.

 

Me encanta, cuanto estoy en algunos de los muchos actos culturales en los que me involucro, mirar a la gente y advertir que, tras sus caras, hay unas vidas excepcionales. Lo son por el hecho de existir. Lo humano es milagroso por su sencilla perfección. Es cierto que no siempre sacamos partido a lo que nos sucede, pero eso no resta relevancia a cuanto albergamos.

 

Ser parte de la Naturaleza es el gran atractivo para ser felices. Sé que hay quien duda de la jovialidad, pero eso es porque la hemos configurado como algo inalcanzable. No es así: surge, se renueva, con el día. La podemos ver en la sonrisa de quienes nos envuelven y en esos desconocidos que forman parte (tanto como nosotros) de la historia de la Creación.

 

Interpreto que todo consiste en hallar los motivos que nos agradan y enriquecen sin hacer daño a nadie. Están ahí. Mi consejo es que los miremos, y admiremos, desde ahora mismo. No hay prisa, evidentemente, pero tampoco debemos esperar.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress