Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Sobre derechos y perspectivas

Jueves, 22 de marzo de 2018 | Isabel Franco

La actualidad se empeña en sobresaltarnos a menudo con noticias que superan en muchas ocasiones nuestra capacidad de asimilar el alcance de la maldad humana, la oportunidad o el interés. Cuando ya nos sentíamos casi anestesiados con algo tan grave como la corrupción, la inmigración o la violencia de género, hemos asistido a la maldad superlativa de quien decide quitar la vida a un niño y, no contenta con ello, torturar sin límite a los padres aprovechando que víctimas y verduga (*) no disponen de la misma información.


Asisto perpleja a lo ocurrido con el pequeño Gabriel y también asustada como madre ante el enésimo recordatorio sobre la vulnerabilidad e indefensión a que se pueden ver sometidos nuestros hijos, todavía hoy en día. Y en este punto recuerdo la polémica intermitente sobre las cámaras de vigilancia que salpican nuestras calles y el debate sobre la libertad y la intimidad que de su actividad se deriva. Confieso que, ante lo visto recientemente, me importa poco si se preservan o no derechos tan fundamentales como los señalados, cuando lo que hay en juego es la vida de un menor.


Sí. Decididamente yo quiero las calles llenas de cámaras que permitan seguir el rastro de una persona desaparecida, de su posible agresor y de todos aquellos que se empeñan en salpicar de dolor las vidas de los demás. Y no quiero una, sino muchas cámaras, para que todas ellas ofrezcan perspectivas diferentes sobre lo que está ocurriendo de manera que el juicio que realicemos de la realidad no ofrezca lugar a dudas. Una imagen completa desde todos los ángulos que nos permita analizar adecuadamente lo que vemos, sin lugar a confusión y sin manipulaciones, sean de la naturaleza que sean.


Porque de lo contrario, cuando nos conformamos con una sola visión de los hechos acontecidos, corremos el riesgo de perder la perspectiva, el enfoque o incluso el alcance. Una pérdida muy valiosa si hasta los fines más loables se ven salpicados por interpretaciones parciales u oportunistas.


Noticias no han faltado tampoco estos días. Sin ir más lejos, recuerdo el cese reciente de un directivo de un medio de comunicación supuestamente por escribir un artículo machista, y me sorprende que a todos se nos haya escapado que solo el carácter político del cargo que ocupaba pudo determinar que finalmente perdiera su puesto de trabajo quien se equivocó y ofendió a las mujeres periodistas, pero también pidió disculpas por ello.

 

(*) Sobre el femenino de verdugo, ver el documento adjunto

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Angel
Fecha: Jueves, 22 de marzo de 2018 a las 12:00
Su feminismo si que es oportunista, cuando critica públicamente a mujeres por su condición de mujer de o esposa de o cuando usa dobles varas de medir para criticar el uso sexista que hacen algunas organizaciones y defiende la misma situación en la suya de la que forma parte. No engaña a nadie sinceramente

MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress