Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

El libro

Viernes, 13 de abril de 2018 | Juan Tomás Frutos

Insisto en los últimos tiempos en que hemos de hacer un claro esfuerzo para ver el lado positivo de la vida. Es que existe, está (me refiero a ese margen de optimismo), y casi siempre suele ser el más relevante, aunque no lo contemplemos de esta guisa.

 

Cada día es siempre una oportunidad, incluso cuando caemos, cuando nos golpean las circunstancias. No es bueno fijarse en porcentajes, sino en opciones, en anhelos, en la voluntad de mejoría. Los aciertos suelen venir de una serie de proyectos que no han salido enteramente a la primera. La perseverancia es clave.

 

Nos agrada mirar ejemplos, modelos. Es verdad que a veces los que son guías del sistema dejan mucho que desear, pero igualmente ocurre que no acompañamos en todo momento a las diversas ideas de hechos. No se trata de tener personas a las que otear, sino de ser coherentes y hacer lo que nos sirve a nosotros y a los demás desde la ausencia de egoísmos inútiles. Vivir en la borrasca permanente no es conveniente.

 

La base del porvenir se halla en sumar pequeños instantes de pasión, en saborear logros nimios, en ver lo crucial donde otros no advierten nada. Ganar presencia desde posturas de coraje constituye el soporte de una singladura que nos hace acceder a mundos maravillosos. O debe. Consigue algo de valor, con sentido y sentimiento, el que lo intenta, y no el que se queda entre cuatro paredes.

 

Nos hemos de preparar para lo soberbio, y, asimismo, para lo que no es tan atractivo. La inquietud se ha de promover por y para crecer con una absoluta naturalidad entre dibujos de evolución. Podemos ser lo que queramos desde el cimiento de que hemos de dar con la felicidad a partir de aquello que tengamos. Toda estructura se basa en los inicios, que han de constituirse fuertes: ésa debe ser la premisa.

 

Aprovechemos, pues, la jornada para ser firmes, más fuertes, para viajar, para conocernos, para ganar un pequeño milímetro que nos conduzca a esa meta que nos regalará un boleto para la siguiente parada, y así todos los días. Avanzar, poco o mucho, es superar frustraciones y melancolías. Cada cual debe encontrar sus vínculos y posibilidades confeccionando su librillo. ¿Comienzas a escribirlo hoy? O sigues, claro.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress