Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Gracias por estar ahí

Viernes, 4 de mayo de 2018 | Juan Tomás Frutos

Hace tiempo que deseo decirte, incluso sin conocerte, gracias. Es un reconocimiento sencillo, como la vida misma, que, a tenor de esta crisis, por lo que vemos en ella, la hemos complicado en exceso desde parámetros que podrían haber alimentado estancias más placenteras. Los seres humanos, como diría mi amigo Carlos, a veces son, somos, así.

 

Te agradezco sinceramente que estés ahí sin más pretensiones que acompañarme, que decirme que mantenemos una comunión espiritual. Nos aportamos bastante, aunque sin que lo reconozcamos con el conveniente dinamismo, pero de esta guisa es. Es posible que sea timidez lo que nos acontece.

 

Podemos comprobar muchas situaciones en las que, lejos de vivir en la soledad, nos hemos sentido arropados por la presencia quieta o inquieta del otro, de ti, que me has confortado. No es bueno experimentarse solo, aunque en ocasiones debamos estarlo, como ahora, para rememorar lo que hemos sido y hecho y apuntalar lo más relevante.

 

Formas parte de mi vida, que forjas y animas con implicaciones cotidianas de creencias en uno mismo. Eres un tesoro que no voy a valorar tangiblemente. La amistad es algo impagable. Además, no quiero que nada, ni una “pontificación” nominal ni un baremo más o menos acertado estropeen lo que poseemos, que es ideal.

 

Hemos de ir hacia las causas que nos unen en ese quehacer colectivo de dar con almas afines, que lo somos. Podremos invitarnos a ese encuentro (no una cita como tal) que nos hará reconocernos en cualquier etapa y ubicación.

 

Sin duda, me has dado mucho. En momentos de fractura me has arreglado, me has aupado, me has recompuesto, y has permitido que vuelva a ser yo mismo. Hace tiempo que quería decírtelo: sin ti nada de lo que ahora disfruto estaría presente, y, por lo tanto, sin ti nada sería igual. Lo sabes. Lo sé.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress