Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
CRÓNICA

La llegada de capital ‘dopado’ infla la burbuja de la restauración

En muchas ciudades no caben más locales y el precio de los alquileres ya es prohibitivo

Martes, 15 de mayo de 2018 | Óscar Tomasi | Efe

[Img #55237]
 

 

El mercado de la restauración en España está al rojo vivo al calor de la recuperación del consumo y el auge del turismo, con la llegada de fondos de inversión y grandes cadenas internacionales como mejor prueba de este fenómeno.

 

"Existe una importante inyección de liquidez en el mercado a través de los grandes operadores y la mayoría de ellos están 'dopados', cuentan con un apoyo financiero y una disponibilidad de fondos muy grande", confirma a Efe el director ejecutivo de la compañía de investigación de mercados NPD, Vicente Montesinos.

 

La situación es tal que el riesgo de saturación sobrevuela en el ambiente, aunque desde el sector de momento niegan que exista sensación de alarma y creen que todavía hay margen para crecer, pese a que admiten que existen determinadas zonas en grandes ciudades donde no caben más locales y el precio de los alquileres ya es prohibitivo.

 

Nuevas enseñas

Sólo en el último año y medio han desembarcado en el país marcas como las hamburgueserías estadounidenses Five Guys y Carl's Jr., el grupo de cafeterías canadiense Tim Hortons -que ya ha abierto siete establecimientos en cuatro meses-, la francesa Le Kiosque à Pizzas o la alemana Vapiano.

 

Además, también han aterrizado otras enseñas de la mano de cadenas nacionales, como es el caso de Comess (Lizarrán), que gestionará las pizzerías Pieology y las hamburgueserías The Counter y Built, o Wagamama a través del grupo Vips.

 

Los fondos de inversión son parte capital del sector: Nazca (Taberna del Volapié y MasQMenos), KKR (Telepizza), ProA (Vips), Oquendo (Comess) o Blue Gem (Lateral) son sólo algunos ejemplos.

 

De hecho, la última operación de calado se produjo a principios de año, cuando Abac Solutions adquirió a Heineken su filial en restauración, con marcas como Gambrinus o Cruz Blanca.

 

Fuentes del sector apuntan a Efe que el interés de los fondos se debe a que se trata "de un negocio de caja puro, y duro donde te entra dinero a diario mientras tú pagas al proveedor de forma diferida", con unos márgenes de rentabilidad variables pero interesantes, que pueden oscilar entre el 8 y el 25%.

 

Grandes cadenas

Las grandes cadenas son las protagonistas de este calentamiento en un mercado apetitoso, valorado en unos 36.000 millones de euros anuales: si de media el sector de la restauración aumentó un 2,5% en ventas en 2017, su crecimiento se disparó por encima del 6%.

 

Los datos pertenecen a la compañía de investigación de mercados NPD, desde donde lanzan una advertencia: estas grandes cadenas necesitan cambiar de modelo para evitar la saturación.

 

"Todas las cadenas organizadas cuentan con agresivos planes de expansión y su modelo de negocio se basa en una alta concentración de tráfico de clientes, y ahora mismo si no la obtienen en base a su ubicación, no son capaces de generarla", razona Vicente Montesinos.

 

Esta guerra por espacios céntricos, en calles de moda o en centros comerciales provoca que sí exista "burbuja" en puntos concretos, lo que dispara los precios del alquiler.

 

De hecho, fuentes del grupo Foodbox (Taberna del Volapié, MasQMenos) reconocen que "la imposibilidad de encontrar locales" ralentizó su expansión el pasado ejercicio, por ejemplo.

 

"Uno de los grandes desafíos es pasar a un modelo más vinculado a la proximidad", tercia Montesinos, quien recuerda que las cadenas están ocupando los huecos dejados por hosteleros independientes.

 

Cerca de 300.000 establecimientos

En un país como España, con entre 250.000 y 300.000 establecimientos, el tradicional "Bar Paco" pierde peso en favor de las cadenas. Algunas de nuevo cuño, como La Máquina, Larrumba, Lateral o Paraguas, especializadas en restaurantes "singulares", localizados en grandes ciudades y que despiertan el interés de fondos e inversores.

 

En opinión de Montesinos, hay margen para crecer desde el momento en que las 158 visitas per cápita y año a bares y restaurantes de 2017 siguen lejos de las 186 que había antes de la crisis, aunque no será fácil recuperar esos niveles.

 

"Si te fijas, el número de pizzerías o hamburgueserías por habitante sigue siendo más bajo que en otros países, ahora son productos incluidos en nuestra dieta habitual", apunta a Efe el presidente del grupo Comess (Lizarrán), Manuel Robledo, quien es tajante: "no hay sobrecalentamiento".

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress