Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por una democracia participativa ambiciosa

Miércoles, 16 de mayo de 2018 | Miguel Ángel Rodríguez

La evolución de los procesos de democracia participativa llevados a cabo en los cinco continentes, el análisis que se ha realizado sobre los mismos y los estudios que conocemos, indican que independientemente de las mil y una formas o estructura que han seguido, de sus variopintos resultados y de la mayor o menor implicación social conseguida, un factor condicionante de primer orden es sin duda su pretensión final. Sólo aquellos procesos fuertemente asentados en objetivos ambiciosos han encontrado suficiente resiliencia como para modularse, persistir y avanzar, consiguiendo la popularidad e implicación social necesarias para ello.


En la Región de Murcia, la ciudad de Molina de Segura, su Ayuntamiento y sus gentes, han sido un  referente durante el último lustro y como tal, punta de lanza y acicate para que otras poblaciones se animaran a fomentar la participación ciudadana e instituyeran los Presupuestos Participativos (PsPs) como expresión de una nueva dinámica de co-gobernanza que incentivara a la ciudadanía a conocer y participar en la gestión de lo público.


Y como en todos los lugares, también en la cuarta ciudad de la Región se ha evolucionado e incluso ampliado el campo de miras. Concretamente ya en los presupuestos de 2017 se incluyó una partida para iniciar un proceso de presupuestos participativos dirigidos a jóvenes de 12 a 16 años, con un resultado aceptable, que este año, con las aportaciones que la retroalimentación de lo aprendido en esa edición, esperemos continúe el camino ascendente de participación y logro de objetivos.


Sin embargo, la complacencia no debe tener como efecto secundario la pérdida de la visión de la esencia de cualquier proceso de PsPs. Como citan expertos españoles como Tomás R. Villasante, Ernesto Ganuza, José Molina e internacionales como Yves Cabannes, Nelson Días y otros, el primero de los objetivos de la democracia participativa y naturalmente de su producción, los PsPs es la participación directa en las dinámicas político-administrativas de la Administración Pública y, en consecuencia, su primera derivada reside en el conocimiento por parte de la ciudadanía de la base sobre la que luego habrá que tomar decisiones: las particularidades del presupuesto, el volumen, origen y condicionantes de los ingresos, los gastos y sus distintos capítulos, la parte del presupuesto ya consolidada desde su gestación (gastos fijos), la normativa que afecta a la toma de decisiones, el procedimiento administrativo, etc., etc. Es por ello que llama la atención el hecho de que los lemas que encabezan la guía del proceso de los PsPs de 2018 en Molina de Segura, “propón”, “debate” y “vota”, parecen orillar uno de los aspectos fundamentales de la democracia participativa: conseguir la participación ciudadana desde el conocimiento, lo que fomentará el ejercicio de la crítica informada, de una ciudadanía difícil de manipular y de unos procesos participativos de doble flujo: no podemos aspirar a la cogestión de lo público si no formamos a las personas a las que llamamos a participar. Como citaba hace ya algunos años Epicarmo, “Es el entendimiento el que ve y oye, el que saca provecho de todo, el que dispone todo, el que actúa, domina y reina: todo lo demás es ciego, sordo y sin alma”. Asi pues, permítanme que modestamente añada a esa tríada, con la convicción de que se trata de un olvido involuntario que en absoluto pretende desentenderse del primer fundamento de la participación ciudadana, en primer término el concepto ‘conoce’.


Retomando el título de democracia participativa ambiciosa, siguiendo la estela del “siempre adelante con la participación ciudadana” que ha presidido su ejecutoria, echamos en falta en la pionera Molina de Segura, un aspecto que está pidiendo paso o si me lo permiten, incluso exigiendo su consideración en la democracia participativa. Me estoy refiriendo a la perspectiva de género y a la necesidad de que sea valorada e integrada en la próxima edición de los Presupuestos Participativos de la, hasta ahora, vanguardista Molina: se hace imperativo incluir una partida en los PsPs destinada exclusivamente a que las mujeres molinenses decidan qué actuaciones en materia de género quieren que se lleven a cabo.


La formulación del presupuesto participativo orientado singularmente para mujeres, obedece a rectificaciones de políticas públicas que buscan reducir las brechas por desigualdad de género, permitiendo que la ciudadanía conjuntamente con la administración local y entes vinculados, decidan procurar el mejor uso de los recursos públicos. Con este objetivo se han de implementar  una serie de actividades como parte de la iniciativa para la capacitación continua tanto de las mujeres participantes a título individual como de las organizaciones de mujeres implicadas, como campañas de sensibilización y difusión de información, y talleres de formación, con el fin de que conozcan las diferentes etapas del proceso de participación y puedan presentar y votar ellas mismas proyectos de gran impacto para las mujeres, contribuyendo a la igualdad de género.


Como objetivos de primer orden de la iniciativa de Presupuestos Participativos con perspectiva de género, se encontrarían:


1)    Propiciar la participación activa de las organizaciones de mujeres y de las mujeres a nivel individual -incluidas adolescentes-, para que incrementen su participación en espacios públicos de toma de decisiones en los PsPs, dando a conocer sus propias necesidades.


2)    Contar con un presupuesto inicial para, una vez identificados los elementos causantes del déficit por género, se puedan realizar proyectos dirigidos a lograr la reducción de brechas de género entre hombres y mujeres.

 

3)    La creación de un banco de proyectos con enfoque de género, a favor de las mujeres, niñas y adolescentes. Dichos proyectos adquirirán el carácter de preferentes en su atención por el propio Ayuntamiento.


Como ha ocurrido en los lugares donde han sido implantados Presupuestos Participativos con Perspectiva de Género (Escocia, México, China, Argentina, Perú, Portugal, Francia, etc.), también en Molina de Segura, la existencia de un fondo en concreto para promover la participación de las mujeres que incluye organizaciones de mujeres y una redistribución más equitativa del presupuesto, sin duda lo convierte en un sistema más justo y atractivo, al tiempo que a la participación ciudadana en un procedimiento democrático más ambicioso.

 

@MAngelrtorres

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress