Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LIDERAZGO RESPONSABLE. LÍDER.ES

José María Riquelme: “La RSC ofrece posibilidades de mejora y excelencia empresarial, presente y futura”

Copropietario de Alquileres RIA S.L., miembro del Consejo de Administración de PROAR y director del proyecto Homo Economicus - LídeR.ES es una iniciativa de MurciaEconomía.com y de la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM

Lunes, 4 de junio de 2018 | Marta Isabel García Rivas

[Img #55662]Carácter, conocimiento y perseverancia. Son los valores que, según José María, son necesarios para liderar la Responsabilidad Social Corporativa en cualquier organización. Los mismos que, asegura, hacen falta para liderar cualquier actividad empresarial.

 

José Mª Riquelme Artajona se acercó a la RSC, como muchos otros, sin ser siquiera consciente de que sus iniciativas e ideas se corresponden con los criterios que la definen: “El interés por incorporar mejoras en materia de seguridad y salud laboral, medio ambiente y cualquier otro desempeño empresarial que sea responsable socialmente ha sido, en mi caso, una constante a lo largo de mi trayectoria profesional. No obstante, hasta que no me decidí a profundizar en determinados conceptos, cursando el Máster de RSC, Sostenibilidad e Inteligencia Corporativa de la UCAM, no fui consciente de la dimensión circular de la RSC, de su potencial alcance a la práctica totalidad de desempeños empresariales y de todo el campo de trabajo que se abre a todo el tejido empresarial para la consecución de sus objetivos”.

 

Le convenció que ofrece posibilidades de mejora y excelencia empresarial, presente y futura, y que puede adaptarse a cualquier sector, a cualquier empresa y a cualquier departamento. Como el de la construcción y el del sector inmobiliario al que se dedica. En este sentido, asegura José Mª que la incorporación de criterios y medidas de RSC a proyectos de edificación residencial es un campo en el que casi todo está por hacer. Teniendo en cuenta la totalidad del proceso, desde la adquisición y transformación del suelo, la redacción del proyecto de edificación hasta el remate final de la obra y la entrega de llaves al propietario, existe un margen amplísimo de mejora en conceptos como el compliance o prevención de delitos (corrupción, especulación fraudulenta), la prevención de riesgos laborales o el medio ambiente (eficiencia energética, trazabilidad de los materiales de construcción, sistemas robotizados para garajes), sin olvidar el ámbito comercial y la atención al cliente. Así, José Mª recalca la importancia de que, desde la misma concepción de los proyectos, exista un criterio circular que contemple el edificio como un bien que refleje la transformación actual que estamos viviendo en valores sociales, económicos y culturales: “Edificios que después de entregados puedan mantenerse y conservarse con arreglo a criterios responsables, que sean capaces de generar por sí mismos mayor aporte energético del que necesitan, que generen impactos medioambientales que contribuyan a mejorar las condiciones urbanas del territorio en el que asientan…, en definitiva, que sirvan a sus usuarios durante el mayor tiempo posible al menor costo, que es el principio de la sostenibilidad y lo que da sentido a la RSC”.

 

Incorporado en el ADN empresarial

En RSC nada es fácil, y vencer las resistencias mentales de quien contempla la Responsabilidad Social Corporativa como algo accesorio o enfocado al marketing de carácter social es una de las mayores dificultades a las que se enfrenta José Mª a la hora de implementar y desarrollar una gestión socialmente responsable: “Creo que lo más complicado está en hacer ver y valer que sus resultados no tienen por qué ser a corto plazo, y que su implantación puede convertirse también en una herramienta de competitividad económica, pues la RSC no puede olvidarse de la primera obligación de cualquier empresa: la eficiencia económica y la rentabilidad para todos sus grupos de interés”. Por eso, considera que la Responsabilidad Social Corporativa debe integrarse en los procesos productivos e incorporarse al ADN empresarial. “La ilusión, la capacitación que estoy obteniendo por medio del Máster de RSC de la UCAM y el reto de normalizarla en los procesos productivos del sector hacen que lo difícil se vea posible y cercano”, asegura José Mª.

 

Considera que el gran reto reside en  crear las condiciones adecuadas para que todas las empresas, independientemente de su sector o tamaño, entiendan la Responsabilidad Social Corporativa como una herramienta válida para mejorar su organización, sus procesos productivos y, en consecuencia, su cuenta de resultados. Aplaude el esfuerzo que, en este sentido, están realizando las instituciones europeas, los estados y todas las administraciones que de ellos dependen por legislar e inspirar cambio en las organizaciones. Sin embargo, cree que “es un error utilizar recursos económicos para acentuar las grandes diferencias que existen a día de hoy, a nivel retributivo, organizacional y de conciliación familiar entre el sector público y el privado y venderlo como RSC. Creo que los recursos públicos han de destinarse para reducir la brecha existente, para que cualquier pequeña empresa tenga las mismas oportunidades que una administración pública o que una multinacional para ofrecer medidas de RSC a todos sus grupos de interés”.

 

José Mª Riquelme Artajona entiende la RSC no sólo como una oportunidad para generar impactos o corrientes positivas hacia los propios negocios, sino también -y sobre todo– como la palanca sobre la que se sustenta el cambio organizacional que hará que las empresas perduren en el tiempo de forma sostenible, acompasando sus objetivos a los de la sociedad a la que sirve.

 

Homo Economicus

Y en este camino, José Mª además dirige el proyecto Homo Economicus. Un proyecto profesional para que los jóvenes accedan, por medio de herramientas comprensivas de la realidad económica y sus consecuencias, a una mejor capacitación para la gobernanza de economías familiares. El proyecto también se adapta a profesionales que trabajan con personas y familias de economía precaria, con el fin de transmitir conocimiento y herramientas que permitan la optimización de los recursos económicos disponibles y un mejor desarrollo social en todas sus vertientes: “Este método utiliza la mayéutica, la historia y el juego para el análisis de la realidad económica y su adaptación a las necesidades concretas de los alumnos”, explica.

 

Conocimiento e implantación de la RSC, cambio en la cultura organizativa, fidelidad de nuestros grupos de interés ligada a los valores que transmite la empresa – sin olvidar la calidad del producto o servicio -,… y por encima de todo, conseguir unas condiciones similares para todas las organizaciones de manera que pueden implementar y desarrollar la RSC. Así, dice José Mª, “la RSC tendrá un gran futuro, porque todos entenderán que les atañe, y no  la verán como algo obligatorio para trabajar o contratar con las administraciones o multinacionales, o como una moda pasajera”.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress