Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LIDERAZGO RESPONSABLE. LÍDER.ES

Luis María Rabadán: “El reto en las relaciones laborales es que el empleado pueda ‘customizar’ su puesto de trabajo”

Abogado - LídeR.ES es una iniciativa de MurciaEconomía.com y de la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM

Lunes, 18 de junio de 2018 | Marta Isabel García Rivas

[Img #55955]“Oír hablar de Responsabilidad Social Corporativa fue como estar ante una nueva forma de entender el mundo empresarial, ante unos objetivos que iban más allá del balance económico y que le otorgaban alma a las organizaciones conectando con las nuevas demandas sociales”. Así describe Luis María cómo la RSC empezó a formar parte de sus inquietudes. Fue en unas charlas sobre esta materia en la sede de CROEM (Murcia), a las que asistió como Director de Recursos Humanos de un grupo de empresas de Murcia. Allí mismo también descubrió que en su organización, sin saberlo, ya estaban haciendo RSC, aunque – afirma - de una forma poco estructurada: “A partir de ese momento, empecé a analizar mis acciones en la empresa con una mayor perspectiva y, sobre todo, con vocación de mejorar la situación de determinados colectivos”.

 

Y así, Luis María Rabadán Zomeño comenzó a planificar acciones orientadas a mejorar la calidad del empleo en materia de estabilidad contractual y seguridad, a fomentar figuras de flexibilidad - como las licencias para estudios o las jubilaciones parciales - y a trabajar con la administración y con entidades formativas para facilitar el acceso de los jóvenes al mercado laboral ante las dificultades sufridas por este colectivo. Posteriormente, ya ejerciendo la abogacía, empezó a investigar la manera en la que los despachos profesionales incorporaban la RSC a su actividad: “Me di cuenta de que sólo unos pocos pensaban en clave de RSC. La abogacía solo puede ejercerse desde la ética, la transparencia y la deontología profesional, pero esos valores deben plasmarse en unas acciones concretas para poder ser efectivos. Por eso, empezamos a trabajar sobre el concepto de Abogacía Responsable, planificando medidas bidireccionales, es decir, buscando la satisfacción de nuestro equipo y, a la vez, la de nuestros clientes y el entorno social en el que nos ubicamos”, explica Luis María.


Considera fundamental contar con la sensibilidad y la voluntad de los directivos de una organización para poder integrar la RSC en el ADN de la propia organización. Por eso, para Luis María, el líder de personas es una pieza clave. Es una de las principales referencias que se puede encontrar dentro de la organización, por lo que – dice - debe ser ejemplar en su liderazgo y, en materia de RSC, debe ser quien dinamice el cambio interno, como base para, a continuación, poder proyectar externamente la RSC. Afirma que los valores de la Responsabilidad Social Corporativa deben calar en todas las capas y departamentos que forman la organización. Por lo que, asegura, partiendo de esa conciencia es posible adoptar numerosas medidas de bajo o nulo coste económico.

 

Aplicando la RSC a las relaciones laborales, Luis María considera que los trabajadores son el primer grupo de interés a tener en cuenta por una organización en materia de RSC: “Por eso, creo que el objetivo debe ser doble: por una parte, trabajar en la consecución de unos puestos de trabajo de máxima calidad, seguros, estables, dignamente remunerados, con excelentes sistemas de comunicación bidireccional...; y, por otra, es fundamental que los puestos vayan alineados en la medida de lo posible con los objetivos vitales de las personas, que formen parte o al menos permitan el desarrollo personal de las mismas y, para ello, es básico desarrollar herramientas de Flexibilidad para el empleado, tales como reducciones de jornada, excedencias con reserva de puesto, teletrabajo, flexibilidad horaria, retribución flexible…”.

 

Un aspecto fundamental en la gestión socialmente responsable de las relaciones laborales es la fidelización trabajador-empresa. Algo que, en opinión de Luis María Rabadán Zomeño, se puede conseguir a través de la comunicación interna: “Tiene la capacidad de hacer que el trabajador se sienta perfectamente integrado. Pero es muy importante que la comunicación sea bidireccional, es decir, que el trabajador también pueda contribuir a la organización con su punto de vista y que esa opinión o información sea tratada de forma real”.

 

Teniendo en cuenta que avanzamos hacia un modelo empresarial cada vez más orientado a las personas, dice Luis María que las organizaciones, en su búsqueda de talento, no deben perder de vista la necesidad de seducir a los trabajadores intentando alinear los intereses de sus empleados con los objetivos de la empresa: “Se busca un trabajador feliz y productivo, para el cual el trabajo le resulte compatible con su desarrollo personal, por eso me inclino por pensar que el principal reto en las relaciones laborales pasa por que el empleado pueda customizar su puesto de trabajo a través de diferentes herramientas de flexibilidad, obviamente sin perder de vista el objetivo empresarial”, explica el abogado, para quien la sociedad está demandando organizaciones con las que compartir valores y que aporten un valor añadido: “Desde una perspectiva laboral, cada vez más la gente quiere formar parte de proyectos en los que poder contribuir a mejorar de alguna manera el mundo en el que vivimos, así como a sentirse respetados en sus necesidades individuales. Ya no vale todo por cuadrar un balance económico, necesitamos creer en lo que hacemos”.

 

Y todo esto, forma parte de la estrategia de Responsabilidad Social Corporativa de cualquier organización. ¿Por qué? Porque si el modelo empresarial del siglo XX se basaba únicamente en la obtención de resultados económicos concretos, sin que el resto fuera relevante, ahora, en pleno siglo XXI, la conciencia de responsabilidad en nuestras acciones y en nuestra forma de consumo adquiere tal importancia, que se demanda lo mismo para las empresas y el resto de organizaciones: “Así que la RSC es una potente forma de diferenciarnos para obtener mejores resultados empresariales, para atraer y retener el talento laboral a nuestras organizaciones, para mejorar nuestra reputación de cara a nuestros clientes y proveedores, para mejorar la relación con nuestro entorno social,…”. Y para conseguir todo esto, Luis María aboga por comunicar la gestión socialmente responsable que desarrollan las organizaciones: “Todos los grupos de interés quieren y deben saber qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos, pues de lo contrario la RSC perdería su rentabilidad reputacional y, por tanto, una parte de su razón de ser”.

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress