Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
LÍDERAZGO RESPONSABLE

Miguel Ángel López Hernández: “Para impulsar la RSC hay que educar, formar e investigar”

Director de RRHH, abogado laboralista y experto en RSC - LídeR.ES es una iniciativa de MurciaEconomía.com y de la Cátedra Internacional de RSC de la UCAM

Lunes, 16 de julio de 2018 | Marta Isabel García Rivas

[Img #56663]
 

 

Dice Miguel Ángel López Hernández que la Responsabilidad Social Corporativa pone el contrapunto al enseñar a las empresas que los negocios se pueden hacer de una manera diferente, “es decir, y en lenguaje más llano, se puede hacer dinero al tiempo que se integran las preocupaciones sociales y medioambientales en su actividad. Se puede ganar dinero, siendo ético a la vez”. Así lo puso en práctica en el año 2008 al incorporarse como Director de Recursos Humanos en una empresa del sector agroalimentario, después de haber tenido su primer contacto con la RSC cuatro años antes en una organización del Tercer Sector: “En esa nueva etapa, desde el departamento de RRHH colaboramos activamente con el resto de departamentos para comenzar la implantación de una política propia de RSC desde ámbitos clave como era para la organización el medioambiente, la calidad, la igualdad de oportunidad en la empresa y el fomento de la conciliación laboral y personal, la sociedad o la comunidad, y la comunicación tanto interna como externa“, explica Miguel Ángel.

 

Como experto en RSC, López Hernández que la Responsabilidad Social Corporativa es una oportunidad para cualquier organización, independientemente de su tamaño, sector profesional o ubicación geográfica. Porque, por una parte, la RSC permite reducir costes al prevenir riesgos reputacionales y aquéllos derivados de las regulaciones cada vez más estrictas con el cumplimiento de los requerimientos sociales y medioambientales; posibilita una mejor atención a los grupos de interés de la organización,... Lo que incide directamente en la cuenta de resultados. Por otra parte, contribuye enormemente a generar valor dentro de la compañía y una mayor confianza tanto internamente en todos los niveles de la organización como externamente en relación con todos los stakeholders con los que en algún momento puede relacionarse la empresa, empleando para ello la transparencia: “Cada vez es más habitual que las direcciones de las empresas diseñen itinerarios experienciales dirigidos a sus grupos de interés que se desarrollan en la gran mayoría de los casos en sus propias instalaciones para darles a conocer de primera mano su forma de trabajar y de relacionarse con el entorno”. Todo ello sin olvidar que la RSC es una oportunidad para atraer y retener el mejor talento: “Las empresas que no retienen el talento están destinadas a perder competitividad. Con la RSC mejora la lealtad del empleado y su productividad, lo que repercute positivamente en la imagen o marca como empleado (employer branding) de la empresa, resultando de este modo más atractiva para los futuros trabajadores, que tienen no sólo la retribución a percibir sino múltiples factores a la hora de tomar la decisión de a qué empresa se incorporan”.

 

En definitiva, la RSC es una ventaja competitiva: “Ninguna empresa ni ninguno de sus directivos puede negar el hecho de que estamos ante una sociedad en la que los consumidores quieren mantener relaciones comerciales con aquellas empresas que apuestan por la Responsabilidad Social Corporativa e invierten en la sociedad, por lo que para la supervivencia de la empresa a largo plazo es vital pensar en objetivos empresariales que no solo contemplen la generación de beneficios sino que apuesten directamente por la mejora de la calidad de vida de las personas y el bienestar de la sociedad en todas sus vertientes”. En este sentido, Miguel Ángel recuerda los numerosos beneficios de desarrollar una gestión socialmente responsable: en relación con el personal, se reduce el absentismo laboral, aumenta la motivación en el desarrollo de tareas, fortalece el compromiso con la empresa más allá de las recompensas y favorece la captación y retención de talento; en el ámbito financiero, atrae inversiones, posibilita un mayor acceso a capitales, reduce costes operativos y mejora la percepción de riesgo financiero. Igualmente, los esfuerzos y las estrategias para comunicar las acciones socialmente responsables al consumidor se traducen en una reputación corporativa positiva, posicionamiento y diferenciación de marca, buscando su fidelización.

 

Por éstos y más motivos, Miguel Ángel destaca la necesidad de impulsar la RSC en las organizaciones y en la sociedad, lo que, en su opinión, requiere en primer lugar de una integración de la RSC en la educación, la formación y en la investigación: “Fomentando una educación en el valor del comportamiento responsable, una formación especializada en técnicas de gestión socialmente responsable y, finalmente, una investigación orientada a la aplicación efectiva de sus criterios para acelerar los cambios en la forma de pensar de las organizaciones y sus directivos”.

 

Y en todo este marco, la RSC no puede perder de vista que, encontrándonos como nos encontramos en la era de la Cuarta Revolución Industrial, la tecnología va a desempeñar un papel fundamental en las organizaciones para impulsar la implantación de una gestión socialmente responsable. Y lo hará, según Miguel Ángel López Hernández, desde tres grandes niveles. En primer lugar, desde la gestión interna de la transparencia y el reporte no financiero. En segundo lugar, desde la relación con los usuarios finales de los bienes y servicios de la organización, a través de dispositivos inteligentes, como Apps y plataformas que permitan la interacción bidireccional con los grupos de interés, donde la RSC tendrá que estar presente. Y en tercer lugar,  desde el diálogo con todos los grupos de interés que se relacionan con la organización y que constituyen grupos de opinión y presión que pueden influir directamente sobre la cuenta de resultados: “En este sentido, cabe destacar que es raro que las empresas no incluyan contenidos de RSC en sus páginas webs o que no hayan abierto cuentas en las grandes redes sociales como forma de mantenerse en contacto continuo con estos grupos de interés como mecanismo para dar una respuesta rápida a posibles crisis de reputación que puedan incidir negativamente sobre la marca y por extensión sobre la empresa”.

 

Por tanto, comunicar, comunicar y comunicar. Porque, además de todo lo anterior, afirma Miguel Ángel, facilita la construcción de alianzas: “Hoy los aliados en los negocios buscan vincularse con empresas de prestigio y que sean respetadas, de manera que esa reputación se trasvase a la propia alianza”.

 

No quiere dejar pasar la oportunidad Miguel Ángel para referirse al futuro que le aguarda a la RSC en nuestra Región en la que las empresas además de continuar haciendo frente al gran reto que supone integrar en sus políticas las grandes preocupaciones medioambientales y sociales, van a tener que afrontar especialmente las empresas del sector agroalimentario –el cual bien conoce Miguel Ángel por su experiencia profesional– dos retos que son ya demandados con fuerza por una sociedad cada vez más exigente: “Por un lado las empresas van a tener que afrontar la creciente exigencia por parte de los consumidores para eliminar el empleo del plástico en sus procesos productivos a fin de ajustarse una regulación normativa que se aproxima muy exigente en este materia, lo que les obligará a reinventarse y pensar en nuevas formas a través de las cuales presentar a los clientes sus productos en los lineales, ya que el consumidor no espera una reducción del plástico por parte de las empresas en su packaging, sino su completa eliminación. Y por otro lado, orientado al sector agrícola y ganadero que es motor de la económica en nuestra Región, la exigencia social de reconocimiento íntegro y pleno del papel de la mujer en la sector rural y su contribución al desarrollo y crecimiento de las explotaciones agrarias y ganaderas de base familiar, en las que el papel de la mujer ha quedado oscurecido y marginado durante décadas. Por tanto, visibilizar la importancia que juega la mujer en el desarrollo de la sociedad rural es primordial y uno de los grandes retos que debe afrontar con urgencia nuestro sector.”

 

@martaisabelg

 

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress