Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MESA REDONDA

Los ingenieros ante la compleja realidad administrativa y el medio ambiente

El proyecto IUMA del Colegio de Ingenieros Industriales celebró la segunda de las mesas de debate acerca de los plazos, autorizaciones y responsabilidades jurídicas en Medio Ambiente

Miércoles, 31 de octubre de 2018 | Redacción

[Img #59007]


Las segunda Mesa de Debate del Proyecto IUMA (Industria, Urbanismo y Medio Ambiente) convocada por el Colegio de Ingenieros puso el foco del debate en la complejidad de los procesos para instalar una industria en la Región, y tratando de encontrar respuestas a esta cuestión entre todos los intervinientes de la mesa.


Marcos Mateos, vicedecano del Colegio y moderador del acto, comenzó su intervención precisamente abordando esta complejidad, una tesis en la que coincidió Pedro Muñoz de Destilerías Muñoz Gálvez, quien expuso la dificultad en los trámites para abrir una industria. En su caso, desde 2008 están con los trámites para conseguir  el traslado de las instalaciones ya que ese año comenzó la tramitación del plan parcial de Librilla y su ubicación no era en suelo urbano. Tras la aprobación, en 2015 inició los trámites para el traslado de sus instalaciones que todavía no se ha podido realizar.

 

La subdirectora general de Medio Ambiente, Encarnación Molina comentó que para adecuar todas las administraciones que intervienen es necesaria una coordinación administrativa y para todo ello la planificación es esencial. Destacó también el crecimiento que están experimentando estos expedientes que pasaron de 16.000 en 2013, a 32.000 en 2015 y el número sigue creciendo cada año y cada vez son más complejos, por lo que expuso la necesidad de más medios técnicos y económicos en la administración.

 

Encarnación Molina explicó como muestra del intento de agilización del sistema, que la Administración está trabajando en sistemas informáticos que permitan la llegada directa al técnico de los ficheros necesarios.
Por último, destacó que, “a pesar de lo que a veces se comenta”, los funcionarios no tienen miedo de emitir dictámenes, pero es necesario que el personal esté preparado para los diferentes proyectos ya que en ocasiones presentan serias deficiencias, por lo que es necesario la existencia de equipos de consultoría multidisciplinar en la empresa privada así como más ingenieros en las administraciones.

 

Implicaciones judiciales

Por su parte, Miguel De Mata, fiscal delegado de medio ambiente y urbanismo en la Región, comenzó ofreciendo los datos de 2017, en el cual el 60% de las deficiencias incoadas por vía penal en materia medioambiental fueron archivadas. Comentó que los problemas ambientales han calado en la sociedad en los últimos años y a veces se hace uso de la fiscalía como una herramienta de presión, ya que, por ejemplo no se hacen públicos los datos de las infracciones administrativas, pero que hay quienes plantean una denuncia y lo hacen público antes incluso de que la fiscalía emita dictamen de si se judicializa o no. “Aunque también a veces se da el caso de un excesivo celo para comprender al empresario desde un ayuntamiento, con los problemas legales que puede generar en el futuro”.


De hecho, aclaró que cuando el ministerio fiscal presenta una denuncia, “es que hay evidencias claras y una base consolidada de la existencia de delito por un informe pericial”.


Carlos Sánchez, asesor legal de la patronal Croem centró su intervención en la declaración responsable que admite ahora la Administración y de que, además de pasar parte de la carga administrativa al técnico de la empresa, también deja toda la responsabilidad al empresario y al técnico proyectista por lo que cree que habrá una "limpieza de malos profesionales y de los que están mal preparados para llevar a cabo ese trabajo".

 

El papel de los ayuntamientos
Por último, Francisco Giménez, ingeniero jefe de infraestructuras del ayuntamiento de Fuente Álamo habló del caso concreto de su municipio, donde falta suelo industrial, ya que, a su juicio, no se ha hecho bien el planeamiento y a la empresa le condiciona enormemente. También lamentó que la comunicación interadministrativa era mayor en el marco de la legislación anterior. También incidió en las declaraciones del resto de ponentes en la necesidad de una mayor rigurosidad en los técnicos de la empresa a la hora presentar los proyectos.


El próximo jueves 8 de noviembre, en el Museo Arqueológico de Murcia, a las 11.30 h. el Proyecto IUMA continúa con otra mesa de debate sobre medio ambiente, en esta ocasión acerca de la coordinación interadministrativa.

 

Más información: www.proyectoiuma.es.

Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
La participación en los comentarios de este medio implica la aceptación de las normas. Las opiniones mostradas son exclusivamente responsabilidad de los lectores y en ningún caso son reflejan la opinión de murciaeconomia.com
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress