Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por fulgencio fernandez
25 de noviembre de 2014
Sr. Director...
¿QUE SE ESPERA?
Por más que nos esforcemos no hay explicaciones, ni tampoco tiene cariz de que veamos la luz, y que volvamos los españoles a estar en una situación en que todos nos encontremos felices, pero sobre todo y principalmente con las necesidades básicas cubiertas; sin ver a nuestro alrededor tanta miseria y hambre.
Estoy seguro que muchos lloramos a diario, aunque sea internamente, cuando caminamos por las calles, palpando y viviendo la triste realidad; y al mismo tiempo sintiendo repugnancia al pensar que esto ha sido “presuntamente” originado por las personas a quienes votamos de buena fe, depositando la confianza para regir los destinos del pueblo español, pero se dedicaron sin escrúpulos de ningún tipo a “saquear” directa o indirectamente, apropiándose de nuestro patrimonio y pisoteando nuestra reputación a nivel mundial.
Sí, esta es la herencia que hemos recibido del bipartido, que gobernando o desde la oposición (ambos han tenido las dos posiciones) se dedican “presuntamente” solo y exclusivamente a crear falsas esperanzas, rechazando de plano cualquier propuesta de la parte contraria, aunque la misma sea buena. Ha quedado demostrado que mientras se peleaban entre ellos, pidiendo dimisiones y llenando sus bolsillos; el barco que se llama España y donde navegamos todos los españoles va a la deriva y su destino es naufragar.
Las citadas actuaciones nos han creado todas las enfermedades o males posibles “Paro, corrupción, incumplimiento de leyes, una cantidad de imputados imposible de saber ni calcular, nuevos partidos emergentes que nos encaminan irreversiblemente a convertirnos en una república bananera, etc. Pero el mayor mal “posiblemente” es que estamos siendo gobernados por personas imputadas y otras que se encuentran en el ojo del huracán para serlo, y todavía que yo sepa “los zorros ni pueden ni deben guardar las gallinas”, ¿Cómo pueden gobernar y mirar por el cumplimiento de las leyes personas que no las respetan?, ¿Es que se han terminado los políticos serios y honrados en este país?
Va siendo hora, que un nuevo capitán honesto y responsable, sea capaz de dar un paso al frente, tomando el timón de una manera firme, llevándonos en el menos tiempo posible al puerto idóneo; con trabajo para todos, sin corruptos y un largo etcétera. No importa el color pero SI el resultado de bienestar, menos diferencias sociales, vivienda digna y comida para todos. Creo que lo más apropiado es que aparte de político sea empresario con dotes de buen gestionador.
Posiblemente una de las primeras medidas sería cambiar que las personas que ejerzan el poder no se peguen como lapas al sillón, sino que solo se permita una legislatura de máximo cinco o seis años; (está demostrado que los desfases y todos los estropicios se originan a partir de la primera legislatura); políticos o cargos públicos los realmente necesarios, con sueldos de acuerdo con la situación económica y dentro de una normalidad; crédito a las medianas y pequeñas empresas, lo que permitirá crear puestos de trabajo y terminar con la enorme cantidad de parados; Enseñanza y Sanidad de lo mejor, y naturalmente los controles necesarios para evitar situaciones como la presente (que por vergüenza ajena omito repetirla). Y naturalmente acortar las diferencias sociales, que existen y muchas, nos daremos cuenta simplemente con mirar la paga de retirados a cualquier obrero comparado con la de los políticos…
Reitero que es necesario o mejor imprescindible el citado golpe de timon, pues solo entonces seguiremos por el camino adecuado y con la hoja de ruta conveniente para qué las empresas funcionen correctamente (no solo unas pocas privilegiadas), y se vuelvan abrir la gran cantidad que por una u otra razón fueron cerradas, habiendo por tanto más demanda de trabajadores y la natural reducción del paro, exterminio del hambre existente, paralización de desahucios y en general volver a ser un país alegre y feliz con las necesidades básicas cubiertas y exento de injusticias sociales.
Fulgencio F. López
Murcia



MurciaEconomía.com.
MurciaEconomía.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress